Comscore

SAN JUAN

La Policía encontró el celular de Miguel, pero no estaban los recuerdos de su mamá

La historia que conmocionó a los sanjuaninos hace un mes, cuando sanjuan8.com inició la búsqueda del celular de Miguel, por los mensajes, fotos y audios de su madre; no tuvo el mejor final. Al móvil le robaron la tarjeta de memoria y lo vendieron.

No estaban ni las fotos, ni los audios, ni los mensajes; nada. Miguel recuperó su celular gracias a que la Policía logró detectar que fue encendido en Pocito y llegó hasta el lugar donde se encontraba, en manos de una persona que lo había adquirido por una venta clandestina, según testificó. Lo lastimoso es que ya había perdido su esencia, porque para Miguel Retamar lo más importante era recuperar el móvil con los recuerdos de su mamá fallecida hace seis meses. El nene comenzó su búsqueda de manera pública cuando llegó a la redacción de sanjuan8.com para pedir ayuda. Aquí contó su historia y lo importante que era para él recuperar ese móvil. Él sabía que podía conseguir otro, pero lo valioso para él era que el equipo contenía en sus memorias interna y externa, la información de su madre. "Él se acostaba cada noche escuchando los audios de su mamá", contó su abuela; quien suplicó también a través de los medios, que colaboren con la búsqueda del equipo. No pudo ser. El celular Samsung Galaxy J1Ace retornó a sus manos, pero sin lo más preciado. El resto de la investigación quedará en manos de la Policía que deberá determinar el camino que recorrió el móvil de manera ilegal, ya que fue denunciado como robado. Es cierto que Miguel recibió cientos de propuestas de donación de celulares y que incluso adquirió un equipo nuevo, pero la esperanza estaba puesta en ese teléfono, que había sido de su abuela y luego pasó a sus manos. La historia de Miguel salió de este medio y llegó a plataformas informativas a nivel mundial. En pocas horas, Argentina, México y Perú ya se había hecho eco de su conmovedora situación. El chico apareció en las pantallas de todos los canales del país; nada fue suficiente. Alguien encontró el móvil lo vendió y luego, fue revendido en una casa de electrónica. Ahora, la ilusión del nene se apagó.

Leé: La súplica del nene que perdió su celular con los recuerdos de su madre