San Juan 8 > San Juan > Pablo Terrara

Murió Pablo, el chico con cáncer que emocionó a los sanjuaninos

Pablo Terrara, tenía 15 años, cuando se conoció su historia. Vivía en condiciones precarias, pero gracias a la colaboración de la gente logró tener una casa digna. Su familia dio a conocer la noticia de su muerte.

Pablo Terrara, el chico de 15 años que padecía cáncer, que requería de una vivienda o una habitación en condiciones, como mínimo, para poder continuar con su tratamiento, junto a su familia logró cumplir su sueño en diciembre del 2020. Pero este martes su familia confirmó la triste noticia de que el joven falleció.

Inmersos en el dolor por la pérdida, la familia agradeció a todos los sanjuaninos que colaboraron para que Pablo tuviera una casa digna y pasar los últimos días con la tranquilidad de haber cumplido su sueño.

Te puede interesar...

La historia de Pablo Terrara, llegó hasta los medios nacionales y emocionó a todos. El joven sanjuanino sufría cáncer terminal y se ganó el corazón de mucha gente.

Video: La historia de Pablo Terrara llegó a nivel nacional

Cuando los médicos le dieron el diagnostico le permitieron volver a su casa, pero las condiciones de habitabilidad no eran las adecuadas. Le ofrecieron hice a un hogar, pero el insistió en quedarse junto a su familia. Ahí comenzó una cadena de favores, que le permitió construir una habitación con un baño, óptima, para su estado de salud.

Después de años de espera, Pablo Terrara tiene casa digna

Pero la historia no quedó ahí, la Municipalidad de Pocito después de haber tomado conocimiento de la historia de Pablo, comenzaron con una campaña para alquilar una vivienda para la familia que sea cercana a su actual residencia. Pero con la relocalización del asentamiento David Chávez se abrió la posibilidad de que Pablo Terrara junto a sus seres queridos sean trasladados a una vivienda del Instituto Provincial de la Vivienda.

A fines de diciembre, los padres y los 8 hermanos del joven pudieron conocer y estrenar su nueva casa. La felicidad de haber conseguido eso que tanto añoró para su familia se cumplió y Pablo pudo irse con la tranquilidad de que sus seres queridos tenían su propia casa.