Femicidio de Brenda
Miércoles 17 de Julio de 2019

Los extraños mensajes en Facebook del marido de Brenda: "Cómo no fui hombre para mandarme la madre de las macanas"

Diego Álvarez usaba frecuentemente sus redes sociales para publicar sus estados de ánimos y la mayoría de ellos eran dirigidos a Brenda Montaña. Por estas horas es el principal sospechoso de la desaparición de la joven madre.

Diego Álvarez, marido de Brenda Montaña, por estas horas se encuentra detenido en la guardia de un hospital público acusado de ser el principal sospechoso de la desaparición de la joven. El hombre que habló con Canal 8 y se mostró preocupado por la mujer fue señalado por dos adolescentes de ser quien que estaba quemando algo en la zona donde encontraron un cuerpo carbonizado que se sospecha podría ser de la chica albardonera.


Leé también: Fariña: "El cuerpo está completamente irreconocible y habrá que realizar una prueba de ADN para identificarlo"


Días antes de ser detenido y de protagonizar una pelea con su esposa y otro hombre en un descampado de Ullum, usaba su cuenta privada de Facebook para hacer llamativos posteos con las iniciales B.M. No se sabe si las publicaciones las realizaba la víctima o el hombre.

Embed


Una semana antes de la desaparición de Brenda, su marido subió una imagen con la frase: "El amor es hermoso cuando entre dos se ayudan a construir su futuro y no destruirse". A este mensaje se le suman varios más que indican que el hombre estaba atravesando una situación crítica en cuanto a su relación.

Embed

"Como no fui hombre para mandarme la madre de las macanas. B.M", fue otra de las publicaciones que deberían haber llamado la atención de los investigadores que lo tuvieron en un primer momento como una persona que colaboraba con la información.

Embed


Por estas horas serán claves los resultados que se obtenga de las pericias forenses que se realizan minuciosamente al cuerpo encontrado.


Si sos víctima de violencia de género podés pedir ayuda a la línea gratuita 144 o acercarte a la comisaría más cercana.


Comentarios