"
San Juan 8 > San Juan > gavilanes

Liberaron tres gavilanes para controlar plagas

Los gavilanes regresaron a su hábitat tras haber atravesado por un extenso periodo de rehabilitación.

Tres gavilanes fueron liberados tras un extenso periodo de rehabilitación. Estos ejemplares fueron encontrados en zonas urbanas y vuelven a su ecosistema urbano para cumplir su función de controlador de plagas.

La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, a través de la Dirección de Conservación, liberó tres gavilanes mixtos, que volvieron a la naturaleza luego de aproximadamente dos años de rehabilitación en el Centro para la Conservación de Fauna Silvestre-Faunístico. Los ejemplares, dos hembras y un macho, fueron rescatados inicialmente por agentes de conservación en áreas urbanas de Capital, Rawson y Pocito, donde se encontraban imposibilitados de volar debido a su corta edad.

liberacion de gavilanes 3.jpg

Estos gavilanes que ya alcanzaron la edad adulta y en condiciones óptimas para sobrevivir, luego de superar la etapa de evaluaciones se decidió restituirlos a un entorno natural adecuado.

Te puede interesar...

La liberación tuvo lugar en un ecosistema urbano en Capital, un entorno donde estas aves rapaces podrán encontrar abundante alimento como roedores y otras aves pequeñas, desempeñando su rol natural como controladores de plagas. Esta acción representa un significativo aporte de la Secretaría de Ambiente al mantenimiento del equilibrio ecológico en zonas urbanas.

liberacion de gavilanes 2.jpg

Características del Gavilán Mixto

El gavilán mixto habita en áreas abiertas y puede ser visto en arboledas de plazas. Su dieta incluye pequeños mamíferos como cuises y ratones, además de palomas, lagartijas y sapos. Estos depredadores cazan utilizando sus garras y desgarran a sus presas con un pico ganchudo y filoso.

En cuanto a su nidificación, los gavilanes construyen nidos en árboles altos, utilizando una plataforma de palitos revestida con fibras y hojas en su interior. Las hembras ponen dos huevos de un color celeste muy claro, que incuban exclusivamente. Los pichones permanecen aproximadamente un mes y medio en el nido antes de estar listos para volar.

La liberación de estos tres ejemplares no solo simboliza un éxito en la labor de rescate y rehabilitación de la fauna local, sino que también subraya la importancia de preservar y cuidar los ecosistemas urbanos para asegurar la coexistencia armoniosa de todas las especies.