San Juan 8 > Información General > Fernando Báez Sosa

La mamá de Fernando Báez Sosa se descompensó cuando reconstruían el crimen

El juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa continuó con las declaraciones de varios amigos de la víctima y su ex suegro.

La segunda jornada del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa continuó con el testimonio de los amigos del joven quienes reconstruyeron la secuencia que concluyó con el asesinato a sangre fría. En medio de las declaraciones, la madre de la víctima debió ser socorrida por los médicos.

A Graciela, mamá de Fernando Báez Sosa, le subió la presión y se descompensó durante el juicio por lo que rápidamente fue atendida por los médicos presentes en el lugar. Tras recomponerse, se retiró junto a su marido de los tribunales de Dolores.

Te puede interesar...

El miércoles será la tercera audiencia del juicio y contará con los testimonios de Pablo Ventura, el joven que fue falsamente acusado, y los patovicas del boliche Le Brique.

Qué declararon los amigos de Fernando Báez Sosa

Dos amigos de Fernando Báez Sosa, Lucas Filardi y Juan Bautista Besuzzo, identificaron a los rugbiers Máximo Thomsen, Luciano Pertossi y Enzo Comelli como los tres principales agresores que en atacaron a "patadas en la cabeza, el pecho y la mandíbula" al estudiante de abogacía, y que al menos dos de ellos lo golpearon cuando estaba "en el piso" en la puerta del boliche Le Brique de Villa Gesell la madrugada del 18 de enero de 2020.

En tanto otro de los compañeros de Báez Sosa, Santiago Corbo, ubicó al rugbier Ayrton Viollaz en el lugar de la golpiza gritando "¿Y ahora?" a modo de arenga e impidiendo que los amigos se acercaran a defenderlo.

"Sé que Thomsen le pegó, yo diría que en el pecho; el que me sacó a mí (por Luciano Pertossi) es el que estaba pegando patadas en el costado de la cabeza y el resto de los agresores no lo recuerdo", manifestó Lucas Filardi, el primero de los amigos de Fernando en declarar ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores.

Por su parte, Juan Bautista Besuzzo, identificó a Comelli como el primero de los rugbiers en atacar a Fernando.

"Si tuviese que decir (quién golpeó primero) es Enzo Comelli (…) lo reconocí en rueda y por cómo estaba vestido" en los videos, aseguró el joven, quien a continuación describió que ese rugbier fue quien le dio a Fernando "uno de los primeros golpes y lo dejó arrodillado" y luego Thomsen le dio "tres patadas en la mandíbula".

Los dos jóvenes coincidieron en que el conflicto se inició adentro de "Le Brique", cuando había mucha gente y se produjo un roce entre los rugbiers y otro de los amigos del grupo, Julián García, aunque los encargados de seguridad sacaron a la calle a Fernando cuando se acercó a separarlos.

Sobre esa situación, Filardi recordó que cuando le preguntó a Fernando qué había pasado, él le respondió: "Le pegaron a Juli, les dije que paren y ahí se ensañaron conmigo".

También Besuzzo contó que Fernando le dijo que él no había hecho nada, sino que se acercó para tratar de separar cuando vio que agredían a Julián y lo tomaban del cuello.

"La sensación en el momento fue que el ataque fue hacia Fernando y que cuando cualquiera de nosotros quiso impedir esto, nos sacaron, no nos dejaron poder ayudarlo", describió ese testigo.

Luego recordó que él gritó "paren, paren" y recibió "una piña que no esperaba", que lo "descolocó", por lo que cruzó la calle y pidió ayuda a los patovicas, quienes "no respondieron".

Antes, Filardi, había relatado que cuando él se acercó "había cuatro o cinco personas pegándole" a su amigo Fernando, que "no hubo acto de defensa" y que en todo momento evitaron que ellos pudieran acercarse a ayudarlo.

Para precisar sus dichos, y a pedido del abogado Fernando Burlando, representante de los padres de la víctima como particulares damnificados, Filardi representó corporalmente los golpes que un agresor "alto" le dio a Fernando.

La descompensación de la mamá de Fernando Báez Sosa

María Graciela Sosa Osorio, la madre de Fernando Báez Sosa, se descompensó esta tarde durante la segunda audiencia del juicio por el crimen de su hijo, por lo que debió recibir asistencia médica.

Mientras continuaban las declaraciones de los amigos de la víctima ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores, la mujer se sintió mal y se retiró del recinto alrededor de las 18.30.

Inmediatamente ingresaron al lugar dos paramédicos en una ambulancia de un servicio de emergencias apostado en la puerta, sobre la calle Belgrano, y asistieron a Graciela en una sala contigua del mismo edificio judicial.

Por su parte, Silvino, el esposo de la mujer y padre de Fernando, permaneció en el interior del recinto hasta que minutos después concluyó la audiencia.

Fuentes cercanas a la familia Báez Sosa informaron a la agencia de noticias Télam que a la mujer "le subió la presión" y que tras ser asistida se encontraba "mejor".

La arenga asesina de uno de los rugbiers

El tercer testigo en declarar fue Santiago Corbo, quien identificó a Ayrton Viollaz como uno de los rugbiers que "estaba entre el grupo donde estaba Fernando" mientras lo golpeaban y que no permitía que nadie se acercara a ayudarlo.

Además, aseguró que lo escuchar gritar a modo de arenga "¿y ahora qué, ahora qué?".

Pasadas las 15.30 comenzó a declarar ante el TOC 1 Julián García, quien relató cómo fue la primera agresión de los rugbiers de la que él fue víctima adentro de "Le Brique" y que derivó en el ataque ocurrido luego en la calle, en el que mataron a Fernando.

Luego del cuarto intermedio, otro amigo de la víctima, Federico Raulera, confirmó lo anteriormente dicho por sus compañeros: “A Julian García le pegaron en la cabeza y Fer intervino”. Además apuntó contra Luciano Pertossi y Ayrton Viollaz como quienes golpearon a los que estaban con Fernando Báez Sosa.

"Cuando salgo veo a Fernando afuera y me cuenta que lo sacaron del boliche. A los cinco minutos veo que alguien le pegó una trompada de atrás", manifestó Tomás D´Alessandro, otro de los amigos de Fernando Báez Sosa que declaró este martes.

Asimismo, agregó que él también fue víctima de la golpiza: “Fernando se cae y se le van al humo, intervengo, me tiran al piso, me empiezan a pegar y patear, me agarro del pantalon de uno de los agresores, me patean de nuevo y cuando me reincorporo quedo cara a cara frente a Lucas Pertossi".

Ahí explicó que le preguntó por qué le habían pegado y Pertossi le respondió: "El problema no es con vos, es con tus amigos".

A su turno, Federico Tavarozzi reveló que cuando vio la gresca en la puerta de la discoteca pensó que se trataba de un hecho de inseguridad. Cuando lo vi a Fer sin zapatillas y sin camisa. Pensé que querían robarle. Estábamos esperando que saliera Julieta -pareja de Fernando- con dos o tres chicos y seguir las vacaciones", recordó.

El testimonio de Tavarozzi provocó la primera reacción de los rugbiers en lo que va del juicio. “En mi mente tengo recuerdos nublados. Había gritos y arengas. Le pegaron una trompada a Julián García, pero no recuerdo quién fue. A Lucas Filardi también le pegaron”, relató Tavarozzi.

En dicho momento, el abogado Hugo Tomei se acercó a Enzo Comelli y Máximo Thomsen quienes lo llamaron gestualmente y dialogó en cuclillas con ellos durante más de un minuto.

La declaración del exsuegro de Fernando Báez Sosa

El primer testigo de este martes fue Oscar Rossi, papá de Julieta Rossi, novia de Fernando Báez Sosa, quien recordó cuando su hija le avisó lo que había ocurrido y vio el cuerpo del joven en la morgue.

"No le deseo eso ni al peor animal en el medio del campo. A ningún papá le deseo ver a Fernando acostado y esperando que lo ingresen a un cajón", expresó ante los jueces, al tiempo que aseguró que su hija "no está preparada para enfrentar el debate" y "todo lo que vivió", razón por la cual hoy no se presentó a testificar.

Todos los testimonios brindados en la jornada fueron presenciados por los ocho acusados del asesinato de Fernando Báez Sosa: Máximo Thomsen (23), Enzo Comelli (22), Matías Benicelli (23), Blas Cinalli (21), Ayrton Viollaz (23), y Luciano (21), Ciro (22) y Lucas Pertossi (23).