Comscore

OVACIÓN

"El campeón volvió" y "Vamos Chape", en una tarde bajo la lluvia y para la historia

Casi 100 mil personas aplaudieron y ovacionaron a cada futbolista, dirigente y periodista que nombró la voz del Arena Condá. Los familiares soltaron un globo blanco por cada difunto

Unas 20 mil personas acompañaron, en medio de lágrimas y congoja el Arena Condá de Chapecó, el cortejo fúnebre con los restos de 50 personas, 19 futbolistas del Chapecoense, que murieron en el avión que cayó el lunes por la noche en Colombia. Temer fue ingnorado. El velatorio se llevó a cabo bajo una carpa con la inscripción: "En las alegrías y en las horas más difíciles mi huracán es siempre un vencedor. Gracias, Chapecoense, Atlético Medellín". La ceremonia se realizó en el campo de juego con la presencia de autoridades como el presidente brasileño Michel Temer, el de la FIFA, Gianni Infantino así como militares, familiares de las víctimas, del avión que llevaba a los jugadores hacia Medellín a jugar la final de la Copa Sudamericana. Las hinchadas organizadas de varios clubes, presentes en una demostración inédita de unidad, cantaban todas por Chapecoense, lanzando bengalas verdes y blancas. Si bien Temer temía por ser agredido o que le demostraran señales de descrédito, fue ignorado por el público que ovacionó al embajador colombiano en Brasil, Alejandro Borda. Temer había encabezado la recepción de los 50 féretros en el aeropuerto de Chapecó, a 200 kilómetros de la frontera con Argentina, pero a último momento anunció su participación en el velorio, luego de una polémica por algunos familiares que dijeron que no quería verlo allí. La solidaridad de Colombia y Atlético Nacional fue destacada con el alcalde de Chapecó, Luciano Buligón, quien debía viajar en el avión de Lamia que se estrelló pero finalmente postergó su ida a Medellín porque debía hacer un curso."Como nos dijeron en Colombia, el Chapecoense fue en busca de un sueño y vuelve como leyenda. Gracias Colombia, gracias Atlético Nacional", dijo en medio de la ceremoni Niños con la camiseta de Atlético Nacional y de Chapecoense desfilaron con las banderas de Colombia y Brasil y de ambos clubes frente al lugar donde se instalaron las familias junto a los féretros de sus seres queridos. En medio de la conmoción general y bajo una lluvia torrencial, el estadio Arena Condá fue colmado de emoción cuando en la pantalla fueron puestas las fotografías de los jugadores, dirigentes y periodistas fallecidos. El más aplaudido de los futbolistas fue el arquero Danilo, quien estuvo tres horas después del accidente luchando por sobrevivir a las heridas. Danilo había sido el héroe del acceso a la final de Chapecoense, al despejar con la punta del botín en los últimos 10 segundos del partido una pelota en la semifinal ante San Lorenzo en el mismo escenario donde fue velado una semana después.