San Juan 8 > Información General

Consejos para que tu maquillaje pase la prueba de calor

Un vestidito ligero y un lindo peinado recogido te salvan de prenderte fuego bajo el calor del verano, pero ¿cómo luchar contra el aire caliente que te hace transpirar hasta el último rincón de la cara?

La base. Antes de aplicar la base, conviene usar agua termal para que la piel quede bien fresca. Que la base sea lo más ligera posible. Para que no se nos acumule producto en la cara, elegir una base que venga con protección solar o mezclá un poquito de cada cosa. Si hace demasiado calor, la mejor opción será utilizarla sólo para cubrir imperfecciones y unificar el tono de la piel.

Te puede interesar...

Corrector. Imprescindible siempre. Al igual que la base, que sea de textura fluida y libre de aceites.

Polvo volátil. En verano porque funciona como un escudo protector contra la transpiración. Que sea translúcido. Frente, nariz y mentón son las zonas más propensas a transpirar.

Sombra. Para iluminar una sombra vainilla sobre el contorno inferior de la ceja. Las sombras con brillos son las que más se corren con el calor, evitalas. Nada de sombras en crema porque se derriten y se acumulan en los pliegues. Mejor siempre las que vienen en polvo y en colores claros.

Delineado. El lápiz desaparece con el paso de las horas, el líquido endurece la mirada. La mejor opción es utilizar un pincel fino con sombra marrón o negra aplicada justo sobre la línea de las pestañas.

Pestañas. Aunque después cueste sacarla, mejor una máscara waterproof que nos garantiza una mirada impecable durante todo el día.

Mejillas. Los tonos duraznos y rosados nunca fallan. Se aplican sobre el hueso del pómulo desde el nacimiento del pelo hacia adentro y no al revés.

Labios. Para que el labial se mantenga contenido en los límites correspondientes sin transpiración que moleste, primero, hay que delinear todo el contorno con un lápiz en un tono similar a nuestros labios y rellenar de color que elijamos.

¿Cómo maquillarnos para resaltar el bronceado? Utilizar polvos compactos con destellos en bronce o dorado. Aplicar sobre sienes, pómulos y escote, que son los puntos de luz de la cara, no en el resto porque dará aspecto de transpiración. Los labiales en coral y en tonos de rojo intensifican el color. En los ojos, no usar colores oscuros. Si es de noche, los brillos serán ideales. Si es de día, sombra en tonos vainilla haciendo foco en las pestañas.

Fuente: grupoimagenweb