San Juan 8 > A un click > Madeleine

Perturbadores chats del principal sospechoso de la desaparición de Madeleine

Las investigaciones sobre lo ocurrido la noche del 3 de mayo de 2007, cuando la pequeña británica Madeleine McCann fue reportada como desaparecida tras ser raptada en una habitación de hotel del sur de Portugal, han revelado inquitantes detalles sobre su presunto secuestrador.

En junio de 2020, el preso alemán Christian Brueckner fue identificado como el principal sospechoso de la desaparición de Madeleine, lo que constituyó el mayor avance en la investigación en los casi 15 años de la desaparición. Este detenido -que aún no fue imputado por esta causa- cumple una condena de siete años por violar a una mujer estadounidense de 72 años en el Algarve en 2005, dos años antes del secuestro de Maddie.

Te puede interesar...

Y este miércoles, la cadena de televisión alemana RTL reportó que logró acceder a registros secretos de las conversaciones de Brueckner con un confidente en internet, donde se hacía llamar “madness-der-holger” y sugería que quería “capturar algo pequeño y usarlo durante días, eso es todo”. Su compañero de chat le habría respondido: “Oh, si las pruebas se destruyen después”.

El medio alemán señaló que los investigadores habían tenido conocimiento de los chats después de que la novia de Brueckner lo denunciara en 2015 por una agresión y la policía registrara su casa. Los agentes habrían encontrado esas conversaciones online, una cámara de video y varias tarjetas de memoria con “imágenes horribles” de pornografía infantil.

RTL también afirmó que Brueckner escribió en ese chat que haría muchas películas si captaba a un “pequeño”.

Quién es el sospechoso

Una serie de hechos fortuitos llevaron a los investigadores a creer que además de los antecedentes por los cuales se lo seguían, Brueckner podría ser el responsable del rapto de la niña de tres años que había ocupado titulares de diarios, canales de televisión y radios y revistas durante más de una década. Además de su amplio prontuario, el sospechoso vivió en la zona del Algarve portugués entre 1995 y 2007 y se encontraba cerca de la casa de vacaciones de Praia da Luz el día en que desapareció Madeleine.

Con un largo historial en delincuencia, el sospechoso decidió huir a Algarve para evitar la justicia alemana. Corría el año 1995 y el delito que se le imputaba era el de abuso de menores. En Portugal vivió tranquilo y sin ser buscado por las autoridades. Su primer juicio por un delito sexual fue en 1994, cuando tenía 17 años, cuando fue condenado en Baviera por abusar de un niño. Luego de eso logró escapar. El último caso relacionado con menores fue un proceso por tenencia de pornografía infantil en 2016.

Actualmente cumple condena por una violación cometida en 2005 en Portugal, cuya víctima fue una estadounidense de 72 años. No fue detenido y procesado hasta diez años después, a raíz de las pruebas de ADN realizadas en un cabello que se encontró en el lugar de los hechos. La desaparición de Madeleine, en 2007, se produjo en ese lapso de tiempo.

Pese a la esperanza de los padres de Maddie -Kate y Gerry McCann de 53 años- de que la niña está con vida, la fiscalía alemana cree que fue asesinada en Portugal pocas horas después de haber sido raptada. Mientras tanto, Brueckner asegura ser inocente.