Luego de anunciado el registro inflacionario del INDEC que marcó el 2,5% en agosto, en la provincia hubo una diferencia de 0,4 puntos en alza. Este dato se desprende de un relevamiento realizado por la Asociación Amas de Casa, que subraya un 2,9% con relación al mes anterior. En este sentido, se determinó que la Canasta Básica Alimentaria (CBA) subió a $33.400, mientras que la Canasta Básica Total (CBT) se disparó a $73.000.

En el mes de agosto, los alimentos que registraron mayor incremento fueron los panificados, los cereales, las harinas (que rondaron el 10%), luego la carne de pollo que tuvo una suba del 8% y en tercer lugar, el azúcar que sufrió un incremento del 4%.

Te puede interesar...

Los alimentos que marcaron una reducción del 20% fueron las verduras y las frutas de estación. En esta categoría ingresaron la naranja, la acelga, la papa y la zanahoria.

En cuanto a los alimentos proteicos hubo una suba en el pollo y sus diferentes cortes, pero aún así siguió siendo lo más consumido (se vendió más pollo que pescado y carne). Esto es porque es la proteína más económica con un promedio de $185 el kilo en avícolas y $220 en supermercados y negocios de barrio. Es importante destacar que la carne roja no presentó bajas, pese a que se habían anunciado retrocesos a nivel nacional.

Este mes pasado llamó la atención la variedad de precios del aceite, en diferentes negocios. Se cree que la razón por la cual se produjo esa variación tuvo que ver con la especulación y no por alguna razón concreta. Es lo mismo que ocurre con la carne roja, según manifestaron desde Amas de Casa a sanjuan8.com.

Leé: La inflación de agosto acumula un 32,3%

En tanto, lo que respecta a la Canasta de Clase Media, se actualiza cada cuatro meses, por lo cual aún continúa en $105.000, pero se espera una importante suba teniendo en cuenta los últimos aumentos en colegios y alquileres.

La CBA marca la capacidad de satisfacer necesidades básicas mediante la compra de alimentos nutritivos esenciales; mientras que la CBT amplía esa variable con la inclusión de bienes y servicios no alimentarios tales como vestimenta, transporte, salud etc.