San Juan 8 > Policiales > Mujer

Liberaron a Gabriela Núñez, la mujer que mató de un ladrillazo a su exmarido

El Tribunal de Impugnación resolvió dejar libre a Núñez, tras analizar la causa con perspectiva de género. Hubo cambio de carátula.

El hecho había ocurrido la madrugada del 2 de octubre cuando la mujer sufrió un ataque de su ex pareja en el interior de su vivienda y luego lo siguió para arrojarle un ladrillazo que terminó siendo letal.

Te puede interesar...

En ese momento, la Fiscalía dejó abierta la posibilidad de escuchar la versión de la mujer. El representante del Ministerio Público, Francisco Micheltorena, remarcó "la vamos a oír" porque si la mujer realizaba alguna revelación crucial para el proceso. Sin embargo, el juez de garantía determinó ordenar la prisión preventiva de Núñez por cuatro meses.

Leé: la Fiscalía insiste en escuchar la versión de la mujer que mató al ex

Ahora, luego de cumplido el mes del hecho, un tribunal superior representado por Juan Carlos Caballero Vidal revisó el fallo que determinaba su prisión preventiva y revocó la medida. Además, el juez le impuso una caución de $100.000.

Según los fundamentos emitidos por Caballero Vidal para argumentar su determinación, al cual pudo acceder sanjuan8.com, versó varios elementos punitivos. Hizo alusión al pedido del Ministerio Público Fiscal de no otorgarle la libertad por presunción de fuga, lo cual, a modo de ver del juez (analizando la realidad de la mujer) es poco probable. También, el otro punto impuesto por la Fiscalía tenía que ver con la posibilidad de que la acusada interfiera en los testimonio de vecinos a su favor. Sin embargo, para el juez el escenario de hechos está claro.

También el juez sumó al planteo que "momentos antes que la acusada Núñez arrojara el trozo de ladrillo contra la cabeza de Gonzalo Adrián Martínez, ocasionándole la muerte casi inmediata, había tenido que soportar el ingreso ilegal de la víctima a su domicilio en horas de la madrugada, aproximadamente a las 5 horas, cuando ella se encontraba durmiendo junto a su nueva pareja y el pequeño hijo que tenía en común con Martínez".

Sumó a esto que "según lo colectado hasta el momento, Martínez habría sacado de forma violenta de la cama a su ex pareja Núñez, para luego comenzar a agredir físicamente con una botella a la pareja de Núñez". En ese momento, hubo un pedido de ayuda a la policía por la actitud impropia de Martínez; pero el sujeto en vez de retirarse del domicilio optó por quedarse dormido en el interior de la vivienda hasta las 8 de la mañana, momento en el que se produjo el desenlace fatal.

El dato clave que aportó el juez según manifestó en sus fundamentos tiene que ver con que Núñez "se encontraba en un estado psíquico emocional que había disminuido sus frenos inhibitorios, producto del sinnúmero de agresiones que había estado recibiendo esa noche por parte de la víctima Martínez". Es que había quedado claro que Martínez ejerció violencia de varios tipos contra la mujer durante mucho tiempo.

Todos estos elementos fueron clave para que Caballero Vidal le brinde una mirada de género al hecho y determine la liberación de la mujer este martes, a un mes del homicidio. Los tres elementos que determinan la emoción violenta estuvieron presentes para el magistrado, en este caso: "la intensa conmoción de ánimo, motivo moralmente relevante y reacción inmediata ante la permanencia de circunstancias lesivas".