Policiales
Jueves 23 de Agosto de 2018

Le dieron 30 años de cárcel a la madre que violó y prostituyó a sus tres hijos: ella pidió perdón

Se trata de Nancy Herrera, quien recibió una pena ejemplar por los abusos cometidos contra sus niños de 14, 11 y 9 años. La asesora de menores solicitó contención psicológica y económica para las víctimas.

/// Por María Eugenia Vega

Fue dura la condena que la sala II, presidida por Juan Carlos Peluc Noguera (h) a Nancy Herrera; le dio 30 años de prisión a esa mujer acusada de violar y prostituir a sus hijos de 14, 11 y 9 años (edades del momento del hecho). La Fiscalía había pedido esta severa pena considerando que lo que hizo con ellos fue realmente aberrante. El juez dio lugar al pedido, que significa la suma de las tres mínimas penas que pudo recibir por cada delito. La mujer fue breve en sus palabras finales y pidió perdón. Aunque su defensa se había mantenido estable en su postura de asegurar que era inocente. La mujer saldrá de la cárcel cuando tenga 68 años, si la pena queda firme.



Mientras tanto, la asesora de Menores, Patricia Sirera ha pedido que pongan el ojo en las víctimas y hagan algo concreto por ellas, urgente. Formalmente, ha solicitado este jueves que se los contenga psicológica, social y económicamente porque "están muertos en vida". Ahora, el Estado deberá actuar ante estos pequeños que fueron sometidos a situaciones calamitosas, como ver a su madre manteniendo relaciones sexuales con un animal. Ellos fueron sometidos a prácticas oscuras y macabras que no fueron reveladas a viva voz, por tratarse de un delito de instancia privada.



En cuanto a este fallo, no se trata de una perpetua porque el delito que cometió, que es abuso sexual gravemente ultrajante, contempla una pena que va de 10 a 20 años. La única condena ejemplar que se registró en San Juan al respecto de los abusos contra la integridad sexual fue para el karateka Osvaldo Arena, quien recibió 40 años, por la sumatoria de sus causas. En ese caso, fueron cuatro las víctimas de este delito siniestro. Precisamente, ese fallo fue emitido en mayo de 2013 por la sala II de la Cámara Penal, integrada por Juan Carlos Peluc Noguera y Ernesto Kerman, la misma que hoy sentenció a Herrera.


El camino a los 30 años de prisión


El más grande de los nenes padece un retraso madurativo y eso le sirvió como coartada a la mujer. Después de que el padre de los niños la denunciara, que los vecinos presentaran reiteradas denuncias en su contra y que el juez Martín Heredia la llamara a que rinda cuentas en su despacho, la mujer le echó la culpa de todo a ese hijo con problemas mentales. "El enfermito", como ella le decía. El magistrado que instruyó el caso no le creyó una sola palabra, es más, le pareció inescrupulosa y macabra su posición. Entonces, recolectó las pruebas suficientes para mandarla a juicio por un delito grave.



Su hija menor, había perdido la virginidad por su causa, en una violación. Tenía lesiones de vieja data, según pudieron constatar y una enfermedad venérea que complicaba su salud. Todos los detalles sobre lo ocurrido fue revelado por el hijo del medio, quien habló en Cámara Gesell y confesó todo. El caso es devastador y uno de los más crueles que trabajó la Justicia local.



Comentarios