Policiales
Miércoles 22 de Agosto de 2018

La Fiscalía pidió 30 años de prisión para la mujer acusada de violar y prostituir a sus tres hijos

El fiscal Gustavo Manini solicitó una dura pena para Nancy Herrera por el aberrante delito contra sus propios hijos. La defensa sostiene que la mujer es inocente. Este jueves, la sentencia.

/// Por María Eugenia Vega

En las próximas horas, se define el juicio contra Nancy Herrera por las aberrantes prácticas sexuales que cometía contra sus propios hijos, según la acusación que pesa sobre sus hombros. Este miércoles se realizó la exposición de los alegatos de la Fiscalía y de la defensa. La parte acusadora solicitó 30 años de prisión para la mujer señalada por violar y prostituir a sus hijos pequeños, y hasta practicar zoofilia delante de ellos. En contraposición, la defensa solicitó la absolución.



Será una decisión dura la que tenga que tomar la sala que lleva adelante el juicio en el Palacio de Tribunales. Nancy Herrera fue imputada por un delito múltiple que tuvo tres víctimas, quienes sufrieron graves secuelas como consecuencia de estos hechos. Está acusada de violar y prostituir a sus propios hijos 16, 14 y 9 años -el mayor con problemas madurativos- y de practicar zoofilia delante de ellos en su casa.


La nena de 9 años terminó padeciendo una enfermedad venérea por el accionar del que se la acusa a esta madre. Y a esto se le suma, que en ese hecho la nena perdió la virginidad con un elemento contundente. Eso es lo que comprendió la Justicia, luego de los estudios médicos que se les realizaron a los niños.



La Cámara Gesell fue crucial para que la acusación en contra de Herrera prospere. Aunque ella, primero, había dicho que todo fue una mentira de su expareja, quien la denunció, su testimonio se retorció por completo y terminó inculpando al nene mayor porque era "un enfermo mental", como ella le dijo al juez. El niño de 14 años declaró que su madre practicaba zoofilia delante de ellos. Él fue quien más echó luz al caso, cuando le tocó el turno de contarles a los profesionales lo que había ocurrido. La pequeña se mostró mucho más retraída con secuelas psíquicas por causa de los reiterados abusos, a tal punto de que no tenían control de esfínteres. Para la Justicia ordinaria, ella es responsable tanto por acción como por omisión de los hechos que le endilgaron en septiembre de 2017. Si bien, hubo otra persona señalada como responsable de estas aberraciones, que sería la pareja de esta mujer, no se le pudo comprobar su participación en el hecho y quedó impune.



Comentarios