"
San Juan 8 > Policiales > Francisco Márquez

Dolor en la familia de Francisco Márquez: el acusado fue condenado, pero quedó libre

Gonzalo Nicolás Castro fue sentenciado por la muerte de Francisco Márquez en un juicio abreviado, aunque la decisión judicial dejó un sabor amargo para la familia de la víctima.

La tragedia automovilística que ocurrió en la zona de El Pinar tuvo su resolución este lunes en una audiencia judicial clave. Gonzalo Nicolás Castro fue sentenciado por la muerte de Francisco Márquez en un juicio abreviado, aunque la decisión judicial dejó un sabor amargo para la familia de la víctima.

La jueza de garantías María Gema Guerrero dictaminó que Castro sería condenado por homicidio culposo, atribuido a su imprudencia al conducir un vehículo con motor, agravado por el exceso de velocidad. La pena impuesta fue de tres años de prisión condicional y nueve años de inhabilitación para conducir cualquier vehículo.

Leé también: Caso Márquez: para Fiscalía no hubo "picadas" e irá a juicio abreviado

Te puede interesar...

La decisión de la justicia generó una mezcla de emociones en el entorno de la familia Márquez. Por un lado, la condena brindó cierto grado de alivio y justicia para quienes sufrieron la pérdida de su ser querido. Sin embargo, la ausencia de una pena de prisión efectiva para el culpable provocó indignación y frustración entre los allegados a la víctima.

francisco márquez.jpg

Cabe destacar que el camino hacia esta audiencia estuvo marcado por varios obstáculos y tensiones. La presentación del acuerdo de juicio abreviado por parte de la fiscalía de UFI Delitos Especiales y la defensa del acusado, enfrentó oposición por parte del abogado querellante Roly Olivera, quien representa los intereses de la familia de la víctima fatal.

Leé también: La hermana de un joven que fue atropellado en una picada pidió por Lucía

A pesar de los gritos de "No al juicio abreviado" por parte de los familiares y allegados de Márquez en la puerta de tribunales, la fiscalía liderada por Francisco Pizarro, Maximiliano Gerarduzzi e Iván Grassi, respaldó la conclusión de que el hecho fue un homicidio culposo agravado por la conducción imprudente con motor y reagravado por exceso de velocidad, basándose en elementos de convicción como la pericia que determinó una velocidad entre 115 y 130 km/h.