San Juan 8 > Ovación > Schwartzman

Schwartzman ganó y el campeón será argentino

La chapa de top 10 le relucía sobre su frente. Omnipresente en todas las partes de la cancha, Diego Schwartzman expuso sobre el estadio Guillermo Vilas la mejor versión de su tenis. Es que superó de principio a fin al serbio Miomir Kecmanovic (pupilo de David Nalbandian) por 6-0 y 6-3 en una hora y 21 minutos de juego en las semifinales del Argentina Open. En consecuencia, habrá campeón argentino dado que se enfrentará este domingo desde las 15.00 a Francisco Cerúndolo, quien había eliminado en tres sets a Albert Ramos.

"Tenía un poco de miedo por algunos de sus golpes, pero lo pude superar bien. Ahora hay que ver si le puedo sacar la ficha a los Cerúndolo y que no metan doble semana. Tengo muchas ganas de ganarle y es un placer poder jugar contra un argentino porque va a haber un argentino levantando la copa. Eso sí, esperemos que sea yo, ja", afirmó apenas consumó su triunfo. Y agregó: "Hace tres años se me viene negando el título por poco y contra Fran voy a tener otra oportunidad. Ojalá se pueda dar".

Te puede interesar...

El nivel de Schwartzman fue superlativo. Desde que puso en marcha la máquina, no aflojó el pie del acelerador en ningún momento. Si bien se tomó alguno respiro muy pequeño y le dio algún tipo de esperanza a su rival, la realidad marca que poco pudo hacer ante un juego tan agresivo y preciso. Y si alguien ve el resultado final podría pensar que Kecmanovic tiró todas afuera o no se encontró lejos de su mejor tarde. Sin embargo, el tenista europeo no jugó un mal partido, el tema estuvo en que enfrente tuvo a un adversario, que sacaba tiros de la galera.

Parecía Copperfield pero con la raqueta. Que un revés cruzado y después uno paralelo. O un winner de derecha invertido. O simplemente un drop que hacía que el serbio se revolcara sobre el polvo de ladrillo más para la foto que para otra cosa. Todo pasaba por la mano del argentino. Y, de ese modo, poco a poco maduró un triunfo que se gestó desde el ingreso al terreno de juego.