"
San Juan 8 > A un click > computadora

Cuándo conviene apagar o suspender la computadora

Un especialista indica en que momento usar cada recurso para que el aparato tenga mayor duración.

Lascomputadoras tienen sus secretos y uno de ellos se relaciona al modo en que nos despedimos de ellas cuando dejamos de usarlas, por ejemplo al finalizar el día de trabajo. La disyuntiva es la siguiente: ¿es conveniente dejarlas en suspensión?, ¿o tal vez es mejor apagarlas? En esta nota de TN Tecno abordamos el dilema. Un spoiler, antes de avanzar: la mejor práctica dependerá de las circunstancias y del uso que se le da al dispositivo.

¿Cuándo conviene suspender la computadora?

Tal como indica su nombre, la suspensión implica dejar a la computadora en una especie de limbo entre el encendido y el apagado. Es algo así como dormir con un ojo abierto.

Suspender la computadora la deja en un limbo entre el apagado y el encendido. (Foto: Adobe Stock)

Te puede interesar...

Para suspender, es posible hacerlo con la opción dedicada o, en las notebooks, cuando se baja la tapa. Tanto en Windows como en las Mac de Apple, también se puede configurar el sistema para que acontezca tras un período de inactividad. En cualquiera de esos casos, la pantalla queda oscura y se detienen muchos de los procesos del equipo. No todos.

Las que siguen son las ventajas de suspender la compu:

  • Al reactivar, el encendido —que es parcial— es rápido.
  • Aquello que había quedado abierto anteriormente, aparece tal como estaba. Por ejemplo, los programas en la barra de tareas o el navegador con todas las pestañas, igual que antes de la suspensión.
  • De este modo, al regresar a la computadora no será necesario abrir cada software y demás elementos; esto es especialmente al momento de empezar a trabajar.

Ahora bien, suspender la computadora no siempre es la mejor idea. En especial, si el “sueño” se extenderá por mucho tiempo. En el apartado más técnico, es preciso notar que en tal estado la memoria RAM y otros procesos siguen en funcionamiento. Eso permite un inicio más dinámico, aunque implica que parte de los engranajes siguen en funcionamiento; en tanto, hay desgaste. Además, la acumulación de procesos en segundo plano podría afectar el rendimiento al volver a encender.

Por otra parte, especialistas señalan que suspender por períodos largos es una mala noticia para la seguridad. Ocurre que, si bien se mantienen activos ciertos procesos, no ocurre lo mismo con las actualizaciones y los parches. De este modo, atacantes podrían vulnerar los dispositivos.

¿Cuándo conviene apagar la computadora?

La respuesta al interrogante es directa: es bueno apagar cuando el dispositivo no se usará durante muchas horas o períodos largos de tiempo. La ventaja de esta opción es que frena el desgaste de los componentes, ya que se duermen por completo. Continuando con la analogía anterior, en este caso el sueño es reparador.

El gran punto en contra de apagar: al reiniciar será necesario abrir todo lo necesario. Programas, documentos, navegadores, páginas, etcétera. En este caso, hay un truco interesante, al menos para los browsers: configurar un inicio de sesión por defecto, con los sitios web que se usan al arrancar el día.

Por otra parte, tal como nota el sitio Popular Science en un repaso sobre este aspecto de las computadoras, apagar por completo se traduce (al menos parcialmente) en buenas noticias para el bolsillo y el medioambiente. Hay impacto, aunque no muy grande. De acuerdo a la fuente, una computadora suspendida durante 15 horas consume 0,02kWh de energía. “En pocas palabras, hay muchas cosas que cualquier persona preocupada por el uso de energía puede hacer para ahorrar mucha más electricidad y dinero que apagar la computadora por la noche”, observan.

En cuanto al uso de energía, también es interesante saber lo siguiente: si bien en suspensión no se consume mucho, sí hay procesos activos. Por eso, en una notebook que permanece desenchufada de la corriente durante un período extenso, la suspensión podría agotar la batería. En esos casos, mejor apagar.

Apagar versus suspender: conclusiones

En función de las variables que revisamos, la regla es la siguiente: apagar si la compu no se usará por varias horas, y suspender si los descansos entre las sesiones son breves.

Dicho esto, cabe la pregunta: ¿qué hacer durante la noche?, ¿en qué estatus ingresa ese período, en el largo o en el breve? Aquí aparece una tercera vía: la hibernación. Se trata de una modalidad que apaga la memoria RAM, aunque se guarda una copia con la información para iniciar en el mismo estado previo.

Un detalle final y una buena razón para apagar o reiniciar la computadora. ¿Sabías que es una buena práctica en cualquier dispositivo, también en celulares y tablets? Tal como señalamos en Por qué resetear soluciona las taras de la tecnología, cada tanto es conveniente volver a foja cero. Ocurre que, al hacerlo, los equipos resuelven problemas.

“Al reiniciar el dispositivo la memoria principal retoma el estado de inicio, donde luego los procesos vuelven a iniciar con dicha configuración y cualquier problema ocurrido previo al reinicio desaparece”, explicó al respecto Andrés Bursztyn, vicedecano y director del Departamento de Ingeniería en Sistemas de Información de la UTN Buenos Aires.

FUENTE: TN