San Juan 8 > San Juan > Iglesia

Las diferencias entre la Iglesia Católica y la Anglicana

Un repaso histórico por las diferentes tradiciones que llevaron al catolicismo a dividirse, de la mano del Rey Enrique VIII. La posibilidad de contraer matrimonio nuevamente, la razón.

Luego de conocerse la decisión del padre Leonardo Pons al pasarse a la religión anglicana, surgen dudas al respecto de la diferencia entre religiones.

Te puede interesar...

Las principales diferencias entre el anglicanismo y el catolicismo son las siguientes: En el anglicanismo no existe el celibato sacerdotal, mientras que en el catolicismo es obligatorio para todos sus miembros. Los pastores anglicanos tienen permitido casarse y tener hijos.

El anglicanismo es una doctrina religiosa cristiana derivada del catolicismo, que se inició en Inglaterra durante el siglo XVI. Su fundador fue el rey Enrique VIII (1509-47), quien, en el contexto de la Reforma protestante, separó a Inglaterra de la autoridad de la Iglesia romana, por motivos políticos y personales.

Leé: Sorprensa por la renuncia del padre Pons al catolicismo

En la actualidad, esta religión es conocida como «comunión anglicana» y reconoce al arzobispo de Canterbury como su líder espiritual. Reúne a unos 90 millones de fieles, la mayor parte de ellos en Gran Bretaña y el resto en países que fueron colonias británicas, como Australia, Canadá, Sudáfrica o Nueva Zelanda.

Origen del anglicanismo

En 1517, el monje y teólogo alemán Martín Lutero criticó diversas prácticas de la iglesia católica, entre ellas la venta de indulgencias y la acumulación de bienes materiales. Su prédica a favor de un retorno a los valores del cristianismo primitivo y en contra de la autoridad del Papa dio origen al protestantismo, un movimiento religioso que en poco tiempo se extendió por gran parte del norte de Europa.

Leé: Las palabras del padre Pons tras resolver su renuncia

En ese contexto, el rey Enrique VIII solicitó al papa Clemente VII la anulación de su matrimonio con su primera esposa, Catalina de Aragón, con la cual no había podido tener un heredero varón. Como el Papa se negó, en 1534 Enrique VIII sancionó el Acta de Supremacía, por la cual se autoproclamó máxima autoridad de la Iglesia de Inglaterra. De esta manera, provocó la ruptura con la Iglesia Católica, tras la cual se divorció y contrajo matrimonio con Ana Bolena.

Esta actitud rupturista de Enrique VIII fue apoyada por su secretario de Estado, Thomas Cromwell, y por el arzobispo de Canterbury, Thomas Cranmer. Fue rechazada, en cambio, por el humanista Tomas Moro, quien se negó a aceptar el Acta de Supremacía, por lo que fue condenado a muerte.

Durante el reinado de Enrique VIII, Cromwell y Cranmer establecieron las primeras estructuras doctrinales y litúrgicas del anglicanismo y en 1539 promovieron la disolución de las abadías y monasterios católicos, confiscando todos sus bienes.

Pese a la ruptura con Roma, Enrique VIII rechazó los planteos más radicales del luteranismo. Por esa razón, el anglicanismo es considerado una forma de cristianismo intermedia entre el catolicismo y el protestantismo.

  • En el anglicanismo no existe el celibato sacerdotal, mientras que en el catolicismo es obligatorio para todos sus miembros. Los pastores anglicanos tienen permitido casarse y tener hijos.
  • El anglicanismo más liberal acepta el sacerdocio femenino, mientras que en el catolicismo se encuentra prohibido.
  • Parte de la comunidad anglicana acepta el matrimonio homosexual, que no es aceptado por los católicos.
  • Además de la Biblia, las bases doctrinales del anglicanismo son Los 39 Artículos y el Libro de Oración Común, donde se especifican las creencias y doctrinas anglicanas. La Biblia puede ser interpretada libremente por la razón individual.
  • La iglesia anglicana solo reconoce dos de los siete sacramentos aceptados por el catolicismo: el bautismo y la eucaristía.
  • Al igual que en el luteranismo, los anglicanos están a favor de la justificación a través de la fe. Esto significa que para acceder a la salvación lo único necesario es creer en Dios y arrepentirse de todos los pecados.
  • El líder de la iglesia anglicana es el arzobispo de Canterbury, por lo que se desconoce la autoridad del Papa, jefe espiritual de la iglesia católica apostólica romana.