San Juan 8 > Policiales > policía

Muerte de un policía: cómo ocurrió el incendio en Barreal

Avanza la investigación de la explosión y el incendio que terminó con la muerte de un policía. Qué ocurrió los minutos previos, durante y después del hecho.

Te puede interesar...

La hipótesis principal de la investigación indica que cerca de las 2 de la madrugada del miércoles, el cabo primero Esteban Daniel Reinoso Tadini (32) dejó el puesto del adicional que cumplía en una escuela. Se habría ido con unos bidones de combustible a las oficinas que son propiedad de los padres de la joven con quien mantenía una relación de pareja.

incendio Barreal oficial fallecido (1).jpeg

El inmueble donde ocurrió el hecho estaba ubicado en calle Soler, en Villa Pituil. Estaba distribuido entre oficinas y otra área donde se quedaban los propietarios, que tenía una cocina, living baño y piezas. En el fondo había un departamento que era de alquiler.

Las versiones preliminares indican que el uniformado tenía una llave con la que ingresó al lugar. Allí se habría dirigido hacia una de las habitaciones donde había camas donde habría abierto el bidón con combustible, prendió fuego e instantáneamente se generó una explosión. Una pared externa fue destruida, una interna quedó tirada y la pieza totalmente quemada.

incendio Barreal oficial fallecido (2).jpeg

El policía sufrió graves quemaduras en su cuerpo, pero logró escapar del inmueble y se fue directo hacia la casa de la madre de su hijo, que quedaba a unas 4 cuadras desde allí. En la vivienda de la mujer, se habría enfriado con agua de la ducha y luego buscó asistencia médica. Sin embargo, no quería ser sorprendido en su maniobra de abandonar el lugar donde debía cumplir el adicional, motivo por el que habría decidido evitar ir al hospital de Barreal.

Se subió al vehículo y se fue con la madre de su hijo hacia la Ciudad de San Juan, alternando la conducción entre ambos, en un viaje que duró alrededor de 3 horas. El hombre llegó hasta el hospital Privado donde quedó en Terapia Intensiva y finalmente falleció en la madrugada del jueves.

Los investigadores aún no pueden explicarse cómo el uniformado pudo primero escapar de esa explosión, permanecer consciente y luego conducir durante 3 horas con más del 70% del cuerpo quemado.

Tras el levantamiento de las pruebas en la vivienda del joven, la casa de la madre de su hijo y las oficinas, aguardan los resultados de los estudios. Los testimonios serán clave para poder reconstruir lo ocurrido y lo que motivó el hecho que tuvo un fatal desenlace.