San Juan 8 > País > Falabella

Tras irse de San Juan, Falabella cierra todos sus locales, pero sigue invirtiendo en el país

La cadena de tiendas está a pocas horas de despedirse definitivamente de las provincias, pero se expande en América Latina.

La cadena de tiendas departamentales de origen chileno Falabella decidió finalmente dar por terminada su presencia con locales físicos en la Argentina, tal como lo anunció ayer. El mercado recibió con buenos ojos la movida, ya que según los analistas que siguen a la acción de la empresa, su negocio local había pasado a ser marginal en materia de ingresos, apenas el 3% del total que se genera en la región. Y, como agregado, las perspectivas para el peso argentino y la actividad económica en general no prometían un repunte cercano.

Falabella opera en Chile, Brasil, Perú y Colombia, además de la Argentina. Con el cierre de sus últimos tres locales en el país, la empresa sólo abandonó su posición en el negocio retail presencial en la Argentina. Con un plan de inversiones en torno a los USD 800 millones, que tendrá por destino más que nada reforzar una estrategia “multicanal” con acento en las ventas online, el retroceso no es igual en el resto de la región.

Te puede interesar...

“Las ventas en tiendas de departamento de Falabella Argentina cayeron 37,2% el año pasado. Para comparar, en Chile subieron 5,6% en el año, en Colombia cayeron 5,4%, en Perú subieron 1,1% y en Brasil, aunque los datos no son enteramente comparables, las ventas del sector hogar cayeron 4,7 por ciento″, detalló a Infobae Camila Cousiño Ocamica, analista de la correduría de Bolsa del Banco BCI de Chile.

Este miércoles, tras conocerse la salida definitiva de la Argentina en su negocio presencial, la acción de la empresa que cotiza en la bolsa de Santiago ganaba 1,99% a poco del cierre. Un movimiento en línea con el resto del mercado. No se trató de una suba que se pueda atribuir al recorte de las últimas tres tiendas en la Argentina, pero si muestra que no fue mal vista la decisión. Al fin y al cabo, lo que se recorta es una porción menor de lo que mueve la empresa en la región.

Dentro del ingreso total de toda la compañía, los ingresos de la Argentina son menos del 4% del total y en términos de EBITDA -resultados antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones- apenas el 2 por ciento. Había perdido relevancia la operación en Argentina y para nosotros es una decisión positiva, dado que no estaba obteniendo resultados tan buenos”, agregó la analista.

“El negocio de Argentina ha tenido un desempeño peor al del resto de los países. Tiene que ver con tipo de cambio, que desde 2018 está muy golpeados y que afecta mucho el valor de los ingresos al pasar los resultados. Además, obviamente durante el año pasado todo el negocio se vio afectado pero en Argentina más”, agregó.

Además, las particularidades del mercado local son difíciles de sobrellevar para una empresa que mueve bienes producidos en distintos países a sus diferentes mercados como eje de su negocio.

Argentina terminó representando mucho esfuerzo para poca retribución”, coincidió Guillermo Araya, gerente Renta 4 Corredores de Bolsa de Santiago de Chile. “Originalmente la imagen de la tienda era Valeria Mazza, Argentina era un activo porque representaba una referencia en el mundo de la moda en la región. Pero los últimos años de desempeño económico hicieron que no sea rentable, no sólo en este Gobierno sino desde 2018″, agregó.

Según datos compilados por Security Inversiones, Brasil representa menos en los ingresos de Falabella que la Argentina. Apenas el 2%, pero todavía la empresa no abandonó ese mercado.

“Regulaciones en electrónica, que obligan al ensamblado local, dificultades para la importación y otros problemas también pesaron sobre el mercado argentino. Quizás Brasil sea comparable, donde hay también cierta inestabilidad económica y regulaciones impositivas federales, por estado, la imposibilidad de mover mercadería de un estado a otros y cuestiones parecidas. Si se quiere, Colombia y Perú terminan siendo lugares mucho más parecidos a Chile en cuanto a la forma de hacer negocios”, dijo Araya.

“Reducir costos en negocios que no son rentables para la empresa le sirve para fortalecer el programa de inversiones para fortalecer el e-commerce que se había propuesto aplicar en tres años, a la espera de competir con Amazon. Finalmente la pandemia llegó antes que Amazon y el plan de inversiones se aceleró a 6 meses, por eso es bueno contar con recursos. En general, el mercado tomó bien la decisión de salir de la Argentina, aunque sí está el ruido de dejar un mercado que es referencia”, concluyó Araya.

El negocio online, el único que va a mantener Falabella en la Argentina, no es el fuerte de la empresa. A nivel local, Mercado Libre y otros competidores nacidos en ese ruedo sacan ventajas en materia de logística y servicio. Ahora, la empresa está dando sus primeros pasos en Chile. De ahí que quiera fortalecerse haciendo uso de sus locales para complementar la venta online, como espacios de distribución y de posicionamiento de marca.