"
San Juan 8 > País > clase baja

Qué dejó de consumir la clase baja y la clase media por la inflación

Se trata de un informe de humor social de un especialista.

En un contexto económico donde las señales macroeconómicas empiezan a mostrar tímidos indicios de recuperación, un reciente informe de humor social revela que la mejora no ha permeado en el bolsillo de la mayoría de los ciudadanos. En particular, las clases baja y media han tenido que realizar ajustes significativos en sus hábitos de consumo debido a la inflación persistente.

Según el estudio, un alarmante 53% de las personas de clase media-baja y el 57% de la clase baja no realizaron ningún tipo de consumo hedónico en los últimos 30 días. Esto incluye actividades como salidas, compras de indumentaria, tecnología y electrodomésticos, o el uso de servicios de delivery.

Este comportamiento restrictivo no se limita únicamente a las clases bajas. Las clases alta y media alta también han reducido sus gastos hedónicos, con un 28% y 35% respectivamente que no realizaron este tipo de consumo en el último mes. La contracción del gasto afecta a todas las categorías y canales de consumo. Entre el primer trimestre de 2023 y el mismo período de este año, se registraron caídas significativas en diversas áreas: 45% en electrodomésticos, 32% en insumos de la construcción, 30% en despachos de cemento, autos 0 km e indumentaria, 27% en motos, 25% en shoppings, 13% en farmacias y 12% en combustibles, entre otras.

Te puede interesar...

grafico.jfif

La situación se agrava cuando se analiza la capacidad de los ingresos familiares para cubrir los gastos mensuales. El 72% de los encuestados indicó que sus ingresos están por debajo del nivel necesario para cubrir sus gastos, y el 55% declaró tener deudas, cifras que reflejan un empeoramiento respecto al año pasado. Además, el 56% de las personas tuvo que utilizar ahorros para pagar gastos corrientes, y el 39% sumó horas de trabajo para generar el mismo nivel de ingresos que el año anterior.

Este panorama refleja una realidad preocupante para una gran parte de la población, que enfrenta dificultades crecientes para mantener su nivel de vida. El informe destaca la necesidad de políticas económicas que no solo apunten a la recuperación macroeconómica, sino que también generen un impacto tangible en el bienestar de las familias.

En conclusión, aunque hay señales de una leve recuperación económica, la inflación sigue golpeando fuerte a los bolsillos de los ciudadanos, obligando a las clases baja y media a realizar ajustes severos en su consumo y a enfrentar una situación financiera cada vez más precaria.