San Juan 8 > A un click > anteojos

Lo que tenés que saber antes de comprar unos anteojos de sol

Los anteojos de sol deben ser usados con la supervisión de un oftalmólogo. La calidad de los filtros es clave para la salud visual.

Dolor de cabeza, visión de halos, efecto prismático o distorsión en la vista. Son los síntomas que puede causar el uso de anteojos de sol de mala calidad. Comprar los modelos que se venden en la calle no es un buen negocio: comprometen seriamente la visión.

El consejo no distingue entre grandes y chicos: todos tienen que cuidarse. Los adolescentes y adultos deberían usar anteojos ahumados, con filtros que bloqueen los rayos UVA y UVB.

Te puede interesar...

Los rayos ultravioleta se dividen en UVA, UVB y UVC. Estos últimos están bloqueados por la capa de ozono, mientras que los otros dos llegan a la Tierra y traspasan la piel... y los ojos. La diferencia de la piel, cuando los rayos UV dañan las células de los ojos, es que muchas no se regeneran.

Los filtros se clasifican en nivel bajo, medio y alto según su capacidad de absorber la luz molesta. El utilizar un filtro inadecuado puede provocar dificultades en la visión.

En general, se recomiendan anteojos con filtro de 400 UV, porque la radiación solar es una de las causas de cataratas, queratitis, carnosidad y otros problemas a nivel de la retina. Si se tuvo alguna operación en los ojos, hasta los tres meses posteriores es necesario usar anteojos con protección.

En días nublados, también hay que protegerse dado que la radiación UV puede atravesar las nubes. Hay que recordar que, habitualmente, uno se broncea incluso durante esos días.

Lo mejor es que las gafas cubran toda el área de los ojos de manera tal de que los rayos tampoco puedan penetrar de costado. Además, se recomienda el uso de sombrero de ala ancha.

Otros cuidados de la vista durante el verano

En mar, ríos y lagunas nunca es bueno abrir los ojos bajo el agua; porque factores como la salinidad y el PH pueden ser agresivos. En las aguas de las piletas, tampoco hay que hacerlo: el cloro y otros químicos son irritantes. Recomiendo el uso de antiparras para natación si se quiere ver debajo del agua.

Con los lentes de contacto, pasa algo parecido: no deben ser utilizados nunca en la pileta ni en el mar bajo ninguna condición porque puede dar lugar a infecciones muy graves. Se puede optar por los de uso diario que son más prácticos.

En cuanto al uso de aire acondicionado, es otro elemento que puede ser muy peligroso por el riesgo de secar los ojos y deshidratarlos. Lo mismo ocurre con el uso prolongado de computadoras y dispositivos. En este punto, y de vacaciones, algunos chicos pueden pasar horas mirando su celular sin levantarse, tal y como ocurre en esta pandemia.

FUENTE: TN

Temas