San Juan 8 > A un click > láser

Demuestran con un láser por qué hay que bajar la tapa antes de tirar la cadena

Un interesante experimento demostró la importancia de no tirar la cadena con el inodoro destapado.

Tirar de la cadena es uno de los gestos que más hacemos al cabo del día, pero aunque parezca inocente, es muy importante un detalle: comprobar que lo hacemos con la tapa del inodoro cerrada.

Un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder, en los EE UU, muestra cómo una ráfaga de pequeñas gotas de agua, invisibles a simple vista, que salen volando de la taza del inodoro después de tirar de la cadena.

Te puede interesar...

"La gente sabía que los inodoros emitían aerosoles, pero no podían verlos", dijo a Science Alert el ingeniero civil y ambiental John Crimaldi, de la Universidad de Colorado en Boulder.

Shining a light on what comes up when you flush

Como admiten los propios investigadores, aquí hay un "factor repugnante", realzado por el brillo verde de la luz láser, pero también hay un mensaje importante sobre la higiene del baño, tanto en hogares privados como en baños públicos que, a menudo, no tienen tapa.

Criminaldi y sus colegas investigadores insisten en que no son epidemiólogos, por lo que aquí no hay cálculos precisos en términos del potencial de propagación de la enfermedad. Sin embargo, su visualización proporciona un elemento gráfico para otros estudios que intentan estimar las cualidades de los aerosoles cargados de bacterias.

Si bien estudios anteriores han establecido claramente el potencial de que las partículas se escapen de la taza del inodoro durante la descarga, todavía hay mucha incertidumbre sobre cómo viajan estas partículas y hacia dónde podrían llegar.

Se usaron dos láseres: uno que brillaba continuamente sobre el inodoro desde arriba e iluminaba la escena, y otro que enviaba pulsos de luz rápidos a través de la parte superior de la taza del inodoro para resaltar el movimiento de las partículas. Las imágenes de alta resolución fueron capturadas con cámaras al mismo tiempo.

Los investigadores mostraron gotas que alcanzaban una altura de hasta 1,5 metros después de una descarga, viajando a velocidades que excedían los dos metros por segundo en algunos lugares. Las gotas más grandes se depositan en los servicios más rápidamente, mientras que las más pequeñas pueden permanecer en el aire durante varios minutos, demostraron los investigadores.

"Esperábamos que estas partículas de aerosol simplemente flotaran, pero salieron como un cohete", dice Crimaldi. "El objetivo del inodoro es eliminar de manera efectiva los desechos de la taza, pero también hace lo contrario, que es rociar una gran cantidad de contenido hacia arriba", añadió.

Pero una vez que veas estos vídeos, nunca más volverás a pensar en la descarga del inodoro de la misma manera

Los investigadores creen que se debe hacer más para reducir el riesgo de que patógenos como Escherichia coli, Clostridium difficile, norovirus y adenovirus se propaguen en los baños públicos, con mejores enfoques de diseño, ventilación y desinfección.

Para que estas mejoras funcionen de manera efectiva, es crucial saber hacia dónde viaja el agua, lo que este estudio muestra de manera más dramática que nunca.

"Si es algo que no puedes ver, es fácil fingir que no existe", dice Crimaldi. "Pero una vez que veas estos vídeos, nunca más volverás a pensar en la descarga del inodoro de la misma manera", añadió.

"Al crear imágenes visuales dramáticas de este proceso, nuestro estudio puede desempeñar un papel importante en los mensajes de salud pública", concluyó el investigador jefe.

Temas