"
San Juan 8 > A un click > hábito

Cuántos días se necesitan para crear un hábito

Los expertos analizaron los factores más importantes para consolidar una nueva rutina en nuestras vidas.

Adoptar un nuevo hábito no es tan fácil como parece. Nuestro cerebro tiende a resistirse a nuevas rutinas porque prefiere la familiaridad y la comodidad. Es por esto que, ya sea por la resistencia a salir de la zona de confort o simplemente por falta de motivación, planificación o apoyo, introducir una nueva rutina requiere de tiempo y determinación.

Al preguntarnos cuántos días necesitaríamos realmente para que un nuevo hábito o costumbre se mantenga en nuestra vida y, pese a que la investigación específica sobre este tema es limitada, se pueden extraer algunas conclusiones. Hay una creencia generalizada de que se necesitan 21 días para formar un hábito, pero los estudios científicos sugieren que el tiempo requerido puede variar significativamente según diversos factores.

El concepto de los 21 días se originó en el libro de autoayuda ‘Psycho-Cybernetics’ de Maxwell Maltz, quien observó que a sus pacientes les tomaba alrededor de 21 días acostumbrarse a su nueva apariencia después de una operación quirúrgica. Sin embargo, un estudio publicado en la revista European Journal of Social Psychology en 2009 reunió pruebas contundentes que refutaban esta idea.

Te puede interesar...

Los investigadores examinaron la formación de hábitos en una muestra diversa de voluntarios y encontraron que los hábitos se desarrollan en un intervalo de entre 18 y 254 días. Los participantes declararon tardar una media de 66 días en incorporar de forma estable una de las tres nuevas actividades diarias propuestas:

  • comer una pieza de fruta en el almuerzo
  • beber una botella de agua en el almuerzo
  • correr 15 minutos antes de cenar.

La repetición constante es clave

En cualquier caso, según los expertos, la repetición constante es clave para que un hábito se arraigue en nuestra vida diaria. Cada persona tiene su propio calendario de creación de hábitos y, por largo que sea, la repetición es vital para que funcione, según Phillippa Lally, profesora titular de Psicología de la Universidad de Surrey (Reino Unido) y autora principal de este trabajo.

Esto se aplica tanto a las actividades simples, -como por ejemplo beber más agua por la mañana-, como a las más complejas, como aprender una nueva habilidad. Sin embargo, el tipo de actividad también influye: naturalmente, lleva más tiempo aprender una habilidad que acordarse de beber agua cada mañana, por ejemplo.

Tanto los adultos como los niños tienden a comer más snacks y aperitivos cuando en la tele aparecen anuncios de comida, según algunas investigaciones. Además, la consistencia y el entorno juegan un papel importante en la formación de hábitos. Un estudio de 2015 descubrió que los nuevos clientes de un gimnasio tenían que hacer ejercicio al menos cuatro veces a la semana durante seis semanas para adquirir una nueva rutina deportiva.

Para mantener la consistencia al formar buenos hábitos, es útil crear un plan específico y establecer algún tipo de responsabilidad, de acuerdo con los investigadores. Desde su punto de vista, es esencial el esfuerzo que una persona ponga en practicar una actividad, así como que su entorno sea favorable. Por eso, cuando se trata de cumplir un propósito, la planificación y la responsabilidad pueden ayudar a controlar el progreso y empujar a una persona a seguir adelante, según Colin Camerer, economista conductual del Instituto Tecnológico de California en Estados Unidos.

Temas