San Juan 8 > A un click > café

Aseguran que el café verde ayuda a perder peso

Tiene más agua, menos cafeína y un sabor muy diferente al café tostado. Se recomienda su consumo moderado en personas hipertensas.

Desde hace aproximadamente una década, el café verde está muy presente en, herbolarios y tiendas que lo ofrecen en grano, infusión en bolsitas, molido o en suplementos alimenticios y, si bien hay personas que lo eligen por su sabor, también es apreciado por sus beneficios para la salud.

Se trata del grano de la planta del cafeto (coffea) que no se somete a ningún tratamiento de tostado. Es rico en ácido clorogénico (tiene la capacidad de ayudar a quemar grasas) y, entre sus beneficios, colabora en la pérdida de peso, en el mantenimiento de los niveles normales de glucosa en sangre y en prevención cardiovascular.

Te puede interesar...

“El café verde, al no haber sido tratado previamente, mantiene sus propiedades y elementos originales”, explicó Elodia Puig, nutricionista de la Comisión de Sostenibilidad Alimentaria de la Comunidad Valenciana. “Con respecto a sus características organolépticas, podemos decir que no tiene ni el color ni el aroma del café tostado”, agregó.

Este tipo de infusión tiene un sabor más amargo que el café tostado y, según indicó la nutricionista, “desprende un aroma que puede recordar a vegetales tales como papas, espárragos blancos, alcaucil, habas o arvejas”. En cambio, del café tostado pueden “aflorar más de 1.500 aromas distintos, como por ejemplo a caramelo, chocolate, flor, fruta, nuez, pan tostado y ciertas especias, resultando su olor más dulce, a diferencia del olor de tierra o humedad que proporciona el café verde”.

Diferencias en la composición del café verde y el tostado

“Cuando se tuesta el grano de café, se consigue concentrar los sabores y la cafeína porque evaporamos el agua. Además, se desarrollan esos aromas a tostado que caracterizan al café normal, que ocurren por las reacciones de Maillard (conjunto de reacciones químicas producido entre las proteínas y los azúcares de los alimentos a altas temperaturas y que genera color, sabor y olor a tostado)”, indicó Miguel Ángel Lurueña, doctor en Ciencia y Tecnología de los Alimentos.

Por lo tanto, el café verde tiene más agua y menos cafeína, pero también más antioxidantes porque “durante el tratamiento del tostado, con las altas temperaturas, se transforman algunos compuestos del café”, dijo Lurueña.

Pero hay un compuesto que es especialmente valorado, según resaltó Puig: “El café verde, a diferencia del tostado, proporciona ácido clorogénico, un compuesto fenólico que desaparece a medida que se va sometiendo al grano al proceso de tostado”.

Beneficios atribuidos al café verde

La especialista dijo que, al ácido clorogénico que contiene el café, se le atribuyen ciertos beneficios para la salud porque “absorbe la glucosa y tiene un buen efecto antioxidante, ofreciendo la famosa propiedad adelgazante”.

Si bien se le atribuyen los efectos saludables, saciante, adelgazante, antiinflamatorio, beneficios en el sistema cardiovascular, regulador de los niveles de azúcar en sangre y energizante, Lurueña precisó: “Para poder confirmarlo, estos posibles beneficios deben ser primero aprobados por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y para eso tiene que haber evidencia suficiente, pero aún no la hay”.

Cuándo moderar el consumo de café verde y tostado

Aunque en menor cantidad que el tostado, el café verde tiene cafeína, por eso se recomienda un consumo más moderado a las personas con hipertensión. Además, Puig, aclaró: “No se recomienda que consuman niveles elevados de cafeína las mujeres embarazadas o que están buscando quedar embarazadas, mujeres lactantes, niños, adolescentes –sobre todo si la cafeína va mezclada con bebidas alcohólicas o con medicamentos– y pacientes con dolores crónicos de cabeza, insomnio, nerviosismo, irritabilidad, taquicardia o temblores musculares”.

En lo que se refiere a las interacciones, dijo: “El consumo de cafeína en pacientes que tomen diversas medicaciones puede producir nerviosismo, irritabilidad, insomnio y arritmias cardíacas”. En cualquier caso, los profesionales médicos que atienden a cada paciente son los que mejor pueden indicar cuándo conviene reducir la ingesta de cafeína en función de la patología que padezcan y los fármacos que estén tomando.

FUENTE: TN

Temas