Canonización del Cura Brochero
Miércoles 19 de Octubre de 2016

Las manos de los médicos del CIMYN, el instrumento que utilizó Brochero para su milagro

Cuando Camila Brusotti ingresó estaba casi muerta. Su cuadro era clínicamente irreversible. Sin embargo, hubo un equipo de profesionales que no bajó los brazos y dejó que la Divina Providencia actuara en su labor. Gracias a eso, Camila hoy es la niña del milagro santificante.

"Camila es una niña muy especial, cariñosa, sensible, amorosa, sensible", los médicos del CIMYN la recuerdan como una pequeñita especial. Guardan en su memoria aquella espantosa tarde de un domingo de octubre cuando ingresó casi sin signos vitales en brazos de su madre Alejandra Ríos.

"Su mamá manifestaba que la niña se había caído de un caballo, que ella no había estado presente en el momento del accidente pero lo hizo su padrastro, Pedro Oris", comenzó el relato la doctora Alicia Aballay quien recordó el lamentable episodio.

El cuerpo de Camila llegó con marcas de golpes contundentes pero se advirtió la brutalidad del hecho cuando sospecharon que las lesiones internas eran gravísimas. "De inmediato se puso en alerta a los médicos. Intervino la médica de guardia de tocoginecología porque en primera instancia se pensaba en un posible caso de abuso sexual. Luego se descartó", explicó Aballay.

También mencionó que "el cuadro más grave que presentó Camila fue un traumatismo cráneo encefálico que la llevó directamente al quirófano, asistida por el doctor Baños. El estado de la niña era gravísimo con cuadros prácticamente irreversibles", según la medicina. Pero la oración comenzó a jugar un papel fundamental. Cuando pasaban las horas y la ciencia marcaba los últimos suspiros de la niña, el Cura Brochero llegó a la casa de los abuelos de Camila. La oración por su intercesión fue crucial. Los médicos seguían trabajando en una labor incansable y aunque todo indicaba que el panorama era negro, continuaron dándolo todo.

Fue ahí cuando se produjo el milagro. En contra de todo pronóstico, Camila revirtió su cuadro y comenzó a mejorar. "Creo que los sanjuaninos no han tomado conciencia de lo que pasó y nosotros los médicos del CIMYN lo hemos tomado de una forma muy especial. Sabemos que fuimos el medio usado por la fe para recuperar a la niña", aceptó la médica. "Hemos sentido que somos testigos de un milagro", continuó Liliana Fuentes, una enfermera. Ahora el compromiso sigue y los profesionales del CIMYN confirmaron que Brochero ha pasado por ahí para estar con ellos, también.

Por esto entronizarán la imagen en la sala principal, este jueves a las 13.

Comentarios