San Juan 8 > Policiales

Una adolescente discapacitada se ahogó en la pileta de un centro terapéutico

La víctima tenía 13 años y realizaba un tratamiento por problemas de motricidad. Sucedió en Antonio de Padua, Buenos Aires. 

La víctima tenía 13 años y realizaba un tratamiento para mejorar sus problemas de motricidad. Por el hecho, tres docentes del centro de rahabilitación quedaron demorados y se los acusa de "negligencia". 

Un chica discapacitada, de 13 años, murió ahogada en una pileta del Centro de Rehabilitación de San Antonio de Padua durante su primer día de asistencia a dicho lugar para realizar un tratamiento para sus problemas de motricidad.

Te puede interesar...

Por el hecho, tres docentes de Educación Física quedaron demorados, en el marco de la investigación donde se los acusa de "negligencia" en el cuidado de la víctima.

El terrible episodio ocurrió este lunes por la mañana en el natatorio privado. Si bien todavía resta conocer los resultados de la autopsia,Milagros falleció por asfixia por inmersión cuando estaba en la pileta.

"Era el primer día que iba a ser rehabilitación en este lugar y no hay dudas, que ante un descuido de las profesoras, cayó el agua. Nos dijeron que cuando la sacaron, intentaron reanimarla, pero ya estaba muerta", señalaron sus familiares.

El abogado Pablo Martín Testa, quien representa a los denunciantes, precisó que "la niña realizaba tareas de rehabilitación y era su primer día en esa pileta. En principio, estamos haciendo un planteo por negligencia, al considerar que hay una clara responsabilidad de los profesores que estaban a cargo".

La investigación recayó en el fiscal Patricio Pagani, titular de la Unidad Funcional de Instrucción Nro. 5 del Departamento Judicial de Morón, quien, como primera medida, ordenó que las docentes queden demoradas. Según trascendió, el hecho se desencadenó en una piscina de no muy grandes dimensiones, que fue concesionada tiempo atrás y comenzó a funcionar como un centro de rehabilitación para personas con dificultades motoras.

En tal sentido, el letrado Testa manifestó que "al tratarse de pacientes especiales, tienen que estar asistidos de manera permanente y por ello, no se entiende semejante descuido, que no responda a una actitud negligente por parte de los docentes".

Milagros tenía un problema motriz y andaba en silla de ruedas. En consecuencia, debía realizar trabajos de rehabilitación, que venía desarrollando en un natatorio de la zona de Ituzaingó, pero que por problemas en el transporte, habrían decidido cambiar a esta pileta de San Antonio de Padua. (Minuto uno).