San Juan 8 > San Juan > aforos

Aforos, el "hueco" en la nueva ley de alquileres que endeuda a los inquilinos

El aforo es el "nuevo gancho" para que los propietarios no evadan impuestos, pero sus montos se encarecen y hay presión en inquilinos para que los abonen. ¿Cuánto cuenta aforar un contrato y quién se debe hacer cargo?

En la nueva ley de alquileres, el aforo de contratos suponía una forma justa de tapar los huecos que dejan los impuestos, cuando el locador los evade y maneja términos en “negro” o “de palabra”. Algunas exigencias que se le atribuían al inquilino, que favorecían dinerariamente al dueño de la propiedad.

Te puede interesar...

Aforar un contrato implica que AFIP quede al tanto de la situación que se maneja, y permite al inquilino hacer cumplir sus derechos ante el mecanismo de contralor. Lo cierto es que hay un “hueco”, un espacio en blanco que quedó pendiente cuando se armó la ley que deja espacio a que los propietarios se aprovechen de la situación y “obliguen” al locatario a hacerse cargo de ese impuesto.

Lo que ocurre es que cuando se gestó la ley se llegó a un acuerdo verbal. Las provincias debían hacerse cargo (sin obligación legal, por escrito, de hacerlo) de regular la forma de pago de los aforos. La ley no especifica quién debe hacerse cargo, pero el impuesto pesa sobre el inmueble, por lo que actualmente quien queda obligado a pagar ese monto es el propietario.

La realidad es que, como no hay un organismo de contralor que se encargue de controlar esta situación, los dueños de propiedades presionan para que el inquilino pague el 100% del aforo en muchos casos y en otro, que se haga cargo del 50% del mismo. La realidad es esa, aunque no debería ser así.

Por el aforo se debe pagar el 1,5% del total del alquiler. Entonces, si el alquiler de una vivienda tipo familiar de tres dormitorios en un barrio no residencial cuesta entre unos 40 mil pesos. La vivienda, según el nuevo contrato costará:

Año 1: $40.000 (40.000*12: $480.000 primer año) se le suma un 30% por inflación.

Año 2: $12.000 (30% de aumento): $52000 mensuales: $624.000 monto anual del segundo año

Año 3: $52.000 +15.600 (30% del valor anterior): $67.600 mensuales: $811.200 monto anual del tercer año

Total del alquiler por tres años: $1.915.200

Si calculamos el aforo sobre el 1,5% de $1.915.200: $28.728 el aforo tiene un valor de más del 50% del primer alquiler.

“La importancia del aforo es que por primera vez los inquilinos pueden tener una garantía ante un tercero: la escribanía. Denunciar un contrato en AFIP asegura que los propietarios paguen los impuestos como corresponde y que no haya términos en negro”, explicó abogado especializado en el tema, Renzo Quero, secretario de la Asociación de Inquilinos, a sanjuan8.com.

Sin embargo, explicó que “la realidad es que no están cumpliendo la ley. La ley tiene sus deficiencias es buena, pero en la práctica no se cumple porque no hay organismo que no haga cumplir”, remarcó.

En este contexto, hay gran preocupación por parte de los inquilinos porque muchos de hechos han manifestado presiones por la parte locadora, que genera grandes deudas en su espalda, aunque no las tiene ante la ley.