Policiales
Sábado 11 de Mayo de 2019

La difícil vida de la adolescente de 16 años que fue atacada a palazos por su padrastro

La joven dio su testimonio en Cámara Gesell de la golpiza que recibió por parte de quien fue pareja de su madre, que la dejó internada con fractura de maxilar. El implicado continúa detenido.

La adolescente de 16 años, que ingresó el pasado 1 de abril a Urgencias del hospital Guillermo Rawson con el rostro desfigurado por la paliza que le dio la expareja de su madre, recibió el alta médica y pudo relatar lo sucedido en Cámara Gesell. En su testimonio, contó cómo es su difícil vida, haciéndose cargo de sus hermanitos, con su madre lejos y su padre alcohólico, en un contexto de extrema vulnerabilidad.


Leé: Una adolescente de 16 años fue atacada a palazos por su padrastro: se encuentra internada

Tras recibir el alta médica, la joven contó en una entrevista videograbada en el Centro ANIVI las aberrantes situaciones que vivía a diario en la vivienda, bajo el cuidado de su padrastro, en Ullum. Su madre dejó hace tiempo la casa y se fue a vivir con su bebé más chico a Santiago del Estero, huyendo de los golpes de su expareja. Pero el resto de sus hijos quedaron con él, incluida la víctima.


La situación salió a la luz luego de que llegara al hospital desfigurada por una tremenda paliza que le habría propinado su padrastro –en aparente estado de ebriedad- con un palo, debiendo ser intervenida quirúrgicamente por una fractura de maxilar. Pero esto es sólo la punta del iceberg de la situación diaria de la joven.


Leé: La adolescente que fue atacada a palazos por su padrastro tiene fracturado el maxilar

Fuentes judiciales informaron que en su testimonio contó acerca de la precariedad en la que viven tanto ella como sus cinco hermanos. Su padrastro sería alcohólico y los golpes lamentablemente eran parte de la rutina diaria. Afortunadamente sus hermanitos se largaban a llorar y esto evitaba que fueran golpeados por el hombre, pero la víctima es quien recibía toda la brutalidad del agresor.


La joven no va a la escuela porque estuvo permanentemente en su hogar, haciendo las tareas domésticas, alimentando y cuidado de sus hermanos, según informaron fuentes judiciales. Ahora está contenida en un hogar, bajo rigurosos cuidados, y nadie va a visitarla.


Su padrastro, identificado con el apellido Vélez (35) continúa detenido, luego de abstenerse a declarar ante el juez Pablo Flores, titular del Segundo Juzgado de Instrucción, sobre los hechos que pesan sobre su espalda. Su madre no la ha visitado hasta el momento ni se hizo presente ante la Justicia.


Comentarios