Policiales
Miércoles 08 de Agosto de 2018

Denunciaron a la niñera luego de que su bebé terminara con tres fisuras en el cráneo

El hecho se registró en diciembre pasado, y trascendió recién ahora, porque los papás del niño sostienen que no hay avances en la Justicia. La terrible golpiza fue corroborada por los profesionales del hospital de Niños, Juan Carlos Navarro. El pequeño en ese momento tenía 8 meses y también tuvo problemas de parálisis y un derrame ocular que aún perduran.

Meses atrás, una niñera fue denunciada por la brutal paliza que le habría dado a un bebé de 8 meses. El caso recién se conoció ahora, porque los padres denunciantes aseguran que a casi un año del hecho no tienen novedades de un avance judicial. El papá relató que el bebé, en ese momento, ingresó al hospital con un fuerte golpe en su cabeza y tras los estudios determinaron que tenía tres fisuras en el cráneo, derrame ocular y una parálisis. Esto alarmó a los médicos del hospital de Niños Juan Carlos Navarro, quienes les dijeron que lo que el bebé tenía, era producto de una fuerte contusión.

Según relató el padre, la mujer fue contratada en el mes de noviembre del 2017 para que cuide a Lautaro y a su hermano mellizo de apenas 8 meses. Luego de dos semanas, ocurrieron los golpes cuyas lesiones aún perduran y son tratadas con estimulación.


En ese momento los propios médicos advirtieron que el bebé había sido golpeado contra una pared o que alguien habría pisado su cabecita contra el piso, según alertó el papá de la criatura. La niñera, de apellido Velázquez, les había dicho que el nene se había caído del cochecito. Sin embargo, las pruebas determinaron que las lesiones en el cuerpo del bebé eran notorias, al punto de que se le notaban los dedos marcados en la parte del tórax. Aparentemente hubo un zamarreo, lo que generó falta de irrigación al cerebro.


Su padre mantuvo en silencio la denuncia penal que cayó ante el Primer Juzgado de Instrucción. Pero luego de 8 meses sin novedades decidió hacer público el caso y contar que a la mujer señalada, oriunda del Médano de Oro, jamás la habrían citado para que declare qué fue lo que sucedió. Mientras que por el despacho del juez pasaron los médicos del hospital público, de un centro de salud y de un sanatorio privado; más los padres del pequeño.


Por ahora resta esperar saber cómo avanza el estado del pequeño, que sigue siendo tratado por profesionales de la salud y cómo se desarrolla la causa en la que se investiga una grave denuncia que podría dejar a un bebé con problemas motrices y visuales de por vida.



Comentarios