San Juan 8 > Mundo > Italia

Italia volvió al confinamiento y varios países europeos suspendieron la vacuna de AstraZeneca

La mitad de las regiones de Italia volvió a confinarse por COVID-19, mientras varios países europeos suspendieron la vacuna de AstraZeneca.

La mitad de las regiones de Italia volvió a confinarse hoy por COVID-19 y la presión para endurecer las restricciones crecía en Alemania y Francia, mientras varios países europeos se sumaron a la suspensión temporal "por precaución" del uso de la vacuna de AstraZeneca tras la aparición de trombosis en vacunados.

No obstante, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) insistieron en seguir la inmunización con dicho inoculante por ser mayores sus beneficios que sus riesgos.

Te puede interesar...

La mitad de las regiones de Italia ingresaron en estrictas cuarentenas en un intento de las autoridades sanitarias por frenar un último aumento de contagios de Covid-19 que elevó las internaciones hospitalarias más allá de umbrales manejables, pese al aumento de vacunaciones.

Todos los niveles escolares -desde jardín de infantes hasta el universitario- y las tiendas minoristas fueron cerradas hoy en nueve regiones y la provincia autónoma de Trento, declaradas "zonas rojas", con restaurantes abiertos solo para llevar.

En el resto del país se decretó un bloqueo menor, de nivel "naranja", mientras la isla de Cerdeña permaneció "blanca" gracias a su capacidad para controlar nuevos grupos del virus rastreado hasta la variante británica.

En tanto, en Alemania, la asociación de médicos de cuidados intensivos pidió que se reinstauren inmediatamente restricciones severas para hacer frente a una posible tercera ola de coronavirus ante la difusión de la variante británica de Covid-19.

"Según los datos de que disponemos y a causa de la difusión de la variante británica, defendemos vehementemente una vuelta a un cierre desde ahora para impedir una tercera ola fuerte" de Covid-19, declaró Christian Karagiannidis, director científico de la asociación de médicos de cuidados intensivos, en la radio pública alemana RBB.

El reclamo también cobró cada vez más fuerza en Francia, principalmente en la región parisina, el motor económico del país, que hoy superó los indicadores establecidos por el Gobierno para reinstaurar un confinamiento tras superar los 400 contagios semanales cada 100.000 habitantes.

En toda la Unión Europea (UE), la prevalencia de las nuevas variantes del virus está presionando al sistema hospitalario, mientras que limitados suministros de vacunas afectan los esfuerzos de inoculación.

La delicada situación se vio además afectada por la decisión de varios países europeos de suspender el uso de la vacuna del laboratorio sueco-británico AstraZeneca mientras se estudia si la treintena de casos de coagulación sufridos por vacunados en la región tiene o no relación con el fármaco.

Los últimos en adoptar esta medida hoy "por precaución" fueron Alemania, Francia, Italia, España y Luxemburgo, que se sumaron a Noruega, Islandia, Dinamarca, Bulgaria, Irlanda y Países Bajos, aunque el vínculo de causa y efecto aún no ha sido fue demostrado científicamente.

Mientras París, Roma y Madrid adoptaron la suspensión "en línea con las medidas adoptadas por otros países europeos", Berlín lo hizo tras la recomendación del Instituto Médico Paul-Ehrlich, a cargo de la aprobación de vacunas, que "considera que (son) necesarios más exámenes".

No obstante, estos países precisaron que la suspensión es temporal a la espera de un dictamen de la EMA, que convocó hoy a una "reunión extraordinaria" para este jueves con el fin de analizar las últimas informaciones sobre los casos de trombosis detectados tras la vacunación.

Pese a las medidas adoptadas por los gobiernos, la agencia sanitaria europea recomendó continuar la campaña de vacunación con este medicamento mientras investiga al respecto.

"Los beneficios de la vacuna de AstraZeneca para prevenir la Covid-19, con su riesgo asociado de hospitalización y muerte, superan los riesgos de efectos secundarios", afirmó la EMA en un comunicado.

Esa recomendación fue reiterada por la OMS, que convocó para mañana a su grupo de expertos con los de la EMA para analizar la situación, reportó la agencia de noticias AFP.

"No queremos que la gente entre en pánico y, por el momento, recomendamos que los países sigan vacunando con AstraZeneca", dijo la responsable científica de la institución, Soumya Swaminathan.

"Hasta ahora, no hemos encontrado un vínculo entre estos hechos y la vacuna", aseguró.

Al igual que la EMA, la científica indicó que, de momento, los beneficios de la vacunación son mayores que los riesgos que conlleva la Covid-19 y que los datos preliminares no arrojaron un aumento del número de casos de episodios tromboembólicos.

AstraZeneca, por su parte, defendió su vacuna al afirmar que el número de casos de trombos en los inoculados con el fármaco es "significativamente menor de lo que se podría esperar", tras haber realizado "una revisión minuciosa" de los datos disponibles sobre los inmunizados en el Reino Unido y la UE.

Andrew Pollard, director del grupo de vacunas de Oxford, aseguró que "hay pruebas muy tranquilizadoras de que no hay un aumento del fenómeno de los trombos en el Reino Unido, donde se han administrado hasta ahora la mayoría de las dosis de Europa".

"Es absolutamente esencial que no tengamos el problema de no vacunar a la gente y correr un enorme riesgo, un riesgo conocido de Covid, frente a lo que muestran hasta ahora los datos que hemos obtenido de los reguladores: ninguna señal de un problema", subrayó en declaraciones a la Radio 4 de la BBC.

Del otro lado del Atlántico, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, dijo hoy que los expertos en salud de su país garantizaron la seguridad de la vacuna de AstraZeneca y que los canadienses no deberían preocuparse por recibirla.

Sin embargo, estos mensajes tranquilizadores no calaron en las principales bolsas de Europa, que se replegaron este lunes, lo que aumenta la incertidumbre sobre el fin de la crisis sanitaria.

FUENTE: Télam