San Juan 8 > Mundo > trabajo

Francisco le pidió a los gobernadores que brinden la posibilidad de ganarse el pan

Desde el Vaticano, el Papa Francisco emitió un mensaje sobre "dignidad" y "trabajo en negro".

El papa Francisco pidió hoy "que los gobernantes den a todos la posibilidad de ganarse el pan", al destacar en el Vaticano la "dignidad" que da el empleo y tras denunciar que aún hay "tanto trabajo en negro" en el mundo.

"Los gobernantes le tienen que dar a todos la posibilidad de ganarse el pan: es una opción de dignidad", reclamó el pontífice durante la Audiencia General que encabezó en el Aula Pablo VI del Vaticano.

Te puede interesar...

En su catequésis semanal, el Papa dijo que piensa en "todos los trabajadores del mundo, de forma particular en aquellos que hacen trabajos duros en las minas y en ciertas fábricas; en aquellos que son explotados con el trabajo en negro; en las víctimas del trabajo".

Jorge Bergoglio se refirió, además, "a los que reciben el sueldo a escondidas, sin jubilación, sin nada" y criticó que "hoy hay trabajo en negro, y tanto"

Francisco posó además sus oraciones "en los niños que son obligados a trabajar y en aquellos que hurgan en la basura en busca de algo útil para intercambiar".

"Pero pienso también en quien está sin trabajo; en los que se sienten justamente heridos en su dignidad porque no encuentran un trabajo. Muchos jóvenes, muchos padres y muchas madres viven el drama de no tener un trabajo que les permita vivir serenamente", lamentó en esa dirección.

Para el Papa, "muchas veces la búsqueda se vuelve tan dramática que les lleva hasta el punto de perder toda esperanza y deseo de vida", en un marco en el que "en estos tiempos de pandemia muchas personas han perdido el trabajo y algunos, aplastados por un peso insoportable, han llegado al punto de quitarse la vida".

"Son hermanos y hermanas nuestros que se ganan la vida así, esto sucede hoy en el mundo. Pienso también en los que no tienen trabajo: cuánta gente va a golpear las puertas de las fábricas", insistió luego.

Así, para el Papa, esta situación mundial "es una injusticia social si no les damos la posibilidad de ganar el pan".