"
San Juan 8 > Espectáculos > Yanina Latorre

Yanina Latorre, a corazón abierto: desde el engaño a Diego a su peor defecto

Antes de su debut en Bondi, el nuevo canal de streaming de Mandarina Contenidos, la conductora de No tiene solución develó sus secretos.

Diego Latorre, crack del fútbol, dijo en 1991 dijo que el vestuario de Boca era un cabaret y escandalizó a todo el mundo. Pero hace poco más de una década que su esposa Yanina Latorre lanza por semana varias frases mucho más polémicas que esa.

Diego y Yanina Latorre, como dupla infalible, compartirán desde el lunes 29 de abril No tiene solución, un programa que saldrá los lunes de 11 a 12 por Bondi, el flamante streaming de Mandarina Contenidos.

Desfachatada como siempre, la histórica socia de Ángel de Brito en LAM habló de todo, sin filtros: desde su frecuencia sexual con Diego, pasando por su peor defecto, hasta la competencia con su hija Lola y la colaboración de Dieguito.

Te puede interesar...

La entrevista a Yanina Latorre

- ¿Cómo convenciste a Diego de acompañarte en Bondi?

-Le dije ‘vamos a streamear’. Al principio él no quería, lo convencí, medio que le rogué (y me revienta rogarle).

-¿Le mentiste?

-Está engañado porque él cree que estará solamente un tiempo y no es un tiempo, está convencido de que después de él va a venir otra persona (que es ficticia). Y así, viste, todavía puedo convencerlo. Lo convencí y ahí va.

-¿Se quedará?

-Yo creo que a él le divierte también porque Diego y yo estamos en esa etapa de la vida que ya pasamos todas las barreras, y está bueno hacer temática de pareja, que creo que no hay en streaming.

-Vos, Yanina, acostumbrás a responder a los haters en las redes. ¿Cómo vive un exfutbolista como Diego, seguramente curtido al insulto cara a cara en los estadios, ese tipo de críticas?

-Sí, yo creo que el futbolista está más curtido. Al futbolista le dicen muchas cosas peores que lo que pasa en redes. Cuando él jugaba al fútbol, eso sí que era pesado. Sí, tiene aguante, pero igual él lo padece más que yo. A mí me chupa tres huevos y un poco como que disfruto contestar la puteada.

-Juntos ya pasaron momentos difíciles que se hicieron públicos.

-Igualmente el streaming va por otro lado. Después sí, gustás o no gustás. Y aparte, suele suceder que cuando te va mejor, la gente se pone peor y te critica más. Pero eso es parte del juego.

-¿Por qué te sumaste otro trabajo si no necesitás el dinero?

-Porque me encantan los desafíos. En realidad no estoy con ganas de agarrar muchos laburos. Sí cosas que realmente me llenen. Yo creo que el streaming es lo mío, me encanta. Me parece que es lo que más me gusta. Lo mío va mucho por el humor, por el entretener, por lo ácido, por ser compañera. A mí me encanta contar mi vida, contar anécdotas. El otro tiene empatía y se siente identificado.

-¿Por dónde creés que pasa la identificación del público?

-Viste cuando te dicen “vos decís lo que nos pasa a nosotros” o “vos decís lo que yo diría”. Eso es lo que me gusta. Y el streaming es cercano al público. Es como una red social, pero mucho más abarcativa. Eso es lo que más me entusiasma.

-¿Y Diego va a ser como una especie de co-conductor o un segundo?

-No sé. Lo que se vea. Creo que en esto del streaming lo genial es que es lo que se va dando. Y lo que sale ese día. Y el tópico. No es como un programa de tele, donde te preguntás “¿y hoy qué hago? ¿De qué escribo? ¿De qué hablo?”. Eso en el streaming no se da.

-¿Van a estar solos?

-No. No vamos a estar solos. Va a haber otra pareja que es mucho más joven que nosotros. Y creo que ahí va a estar como el contrapunto, las diferencias de la utopía de la edad.

-¿Lola y Dieguito podrían participar?

-Lolita está en su propio streaming con Lizardo Ponce, en Rumis, que va a ser competencia por el horario. Y Dieguito sí nos va a acompañar. No acá al aire pero va a venir mucho con nosotros. De hecho, la gente que va a laburar con nosotros me la eligió Dieguito.

-¿Dieguito se puso el traje de productor?

-Lo hizo de onda porque mi hijo es María Streaming. Su vida es Youtube. Entonces un poco me dejé guiar por lo que él considera que es bueno para esto.

-En Bondi también está Beto Casella, con quien vos en el pasado tuviste diferencias y las resolviste... ¿Qué sentís?

-Con Beto en realidad nunca tuve un enfrentamiento cara a cara. No fue como con las panelistas con las que me enfrenté y nos peleamos. A él no le gustaba mi personaje y me daba, me daba, me daba. Me encantan las vueltas de la vida, estar compartiendo cartel con él. La vida es muy justa.

-¿Trabajarías o te reconciliarías con algunas de las tantas figuras con las que confrontaste?

- No. No creo en las reconciliaciones. Yo con Beto nunca llegué ni a discutir. Pero tampoco haría nada con él. Respeto su lugar en esta casa. Pero no haría un pase, si es tu pregunta.

-¿No harías un pase con Beto Casella dentro de Bondi?

-No.

-¿Y si vienen y te dicen, mira ‘los anunciantes quieren que hagamos el pase’?

-No.

- No te vendés tampoco por el dinero.

-No, no. Como dijiste vos, no necesito trabajar.

-¿Te sentís como la líder de las angelitas?

-¡Sí! Bueno, pasaron 10 temporadas y soy la única que quedé. Creo que sí.

-¿Con quién te llevas mejor? ¿Con Ángel de Brito o con Diego Latorre?

-Con Ángel.

-¡Se va a enterar Diego!

-Ja, ja. No me importa. Ángel es mi marido televisivo. Y Diego es mi marido en la vida real. Ángel y yo nos conocemos con la mirada. O sea que con Ángel no me mato como me mato con Diego. ¿Entendés? Nunca le dije “hijo de put@” a De Brito hasta ahora. A Diego se lo digo día por medio.

-Pero con Diego sí te disculpás y reconciliás...

-No. No sé pedir perdón. Ese es un defecto que tengo. Me cuesta un montón. No asumo mis errores pero sí te demuestro que los asumí. No soy de ir y decir ‘che, perdoname’. Él a mí tampoco. O sea, mucha confianza.

-Pedir perdón, no. ¿Sabés decir ‘tenías razón’?

-Si me equivoqué, sí. Me cuesta la palabra perdón. Me da como que es para otro tipo de gente, más elevado. Como ¿quién soy yo para perdonarte o vos para perdonarme? Sé reconocer mis errores. Sí, sí, los reconozco. Igual me ha costado un huevo.

-¿Vas a estar de lunes a viernes?

-No, voy a estar los lunes. Una vez por semana. El tema es que yo tengo radio y tele todos los días. Tengo muchas horas de aire y Diego también tiene mucho trabajo. Entonces, lo que podemos por ahora es eso. A medida que vaya pasando vamos viendo.

-¿A pedido del público entonces va a haber más emisiones?

-Sí, a lo sumo dos y después ya voy viendo. Pero prefiero aceptar una vez por semana a la mañana.

-¿Lo mismo le decís a Diego en la intimidad?

-No, a Diego le digo cada quince días.

FUENTE: Ciudad Magazine