Comscore

SAN JUAN

El dramático y emocionante mensaje del padre de Alan a todos los padres sanjuaninos

"Lo único que les pido es que cuiden a sus hijos. Que los cuiden, que los abracen, que no todo es trabajo en la vida. Que él estuvo jugando un juego y ahora lo tengo en el cielo", pidió el papá del nene que murió este jueves luego de haberse clavado un palo en la escuela.

/// Por María Eugenia Vega El dolor y el pesar que tiene el padre de Alan son indescriptibles. Sus palabras resuenan en un audio que dejó paralizados a todos y que, a quien lo escucha, le pone la piel de gallina. "Lo único que les pido es que cuiden a sus hijos. Que los cuiden, que los abracen, que no todo es trabajo en la vida", comenzó su mensaje, plagado de realidad. Este audio que circula por gran parte de los teléfonos sanjuaninos, tiene un mensaje claro, el de la conciencia y el amor de padres. Sebastián González quiso trasmitir su testimonio a horas de la partida de su pequeño Alan, tras una evolución que tuvo un desencadenante inesperado, a dos meses de un increíble accidente en la escuela. El mensaje completo dice lo siguiente: "Quería mandarle un mensaje a todas las personas que no conozco y a los que conozco. Familiares, allegados, a todos. A todas esas personas que están llenas de amor y se han interesado en el nene mío, en el enano González, que tuvo un accidente en la escuela. Es larga la historia y triste. Lo único que les pido es que cuiden a sus hijos. Que cuiden, los abracen, día a día, que traten de jugar, que todo no es trabajo en la vida; dedicarle amor y atención. Porque él estuvo jugando un juego inocente y ahora lo tengo en el cielo. Estamos destrozados yo y la madre. Lo llevamos caminando, jugando el día anterior con los hermanos a la pelota. No lo podemos creer, es algo de no creer. Tanto que me he enojado con Dios, que es injusto. Lo único que le quiero agradecer es que ayer fuimos a la catedral y se lo pedimos al Señor que estaba en las manos de él. Le quiero agradecer a todos los que mandaron mensajes y se preocuparon por nuestro chanchito. Tenía toda una vida por delante, quería ser futbolista. Jugaba en la plaza. Cuídenlos y nada más. El agradecimiento de la madre y del padre, nada más. No hay palabras. Ya está en el cielo y hemos decido donar los órganos porque hay otro angelito que le debe hacer falta. Asique hay que tener fuerza y seguir adelante, nada más. Gracias". Escuchalo acá:


Alan sufrió un accidente mientras jugaba, en la hora de gimnasia, cuando practicaba el desfile de la Promesa de Lealtad a la Bandera, el 31 de mayo de este año. Se clavó un palo en su cuerpo y la punta le perforó el intestino. El niño comenzó a sentirse mal cuando estaba en su casa, tuvo vómitos, fiebre y dolor abdominal, por eso sus padres lo llevaron al CIMYN. Allí descubrieron lo que tenía y lo internaron para operarlo. Le colocaron una bolsa de colostomía y pudo regresar a su hogar, a los pocos días. Pese a que hizo una vida casi normal y que hasta pudo asistir a la promesa soñada de 4to grado, su desenlace comenzó este último sábado cuando volvió al sanatorio para someterse a la extracción de la bolsa. El niño convulsionó durante 20 minutos lo que provocó que el oxigeno en su cabeza se acabara. Esto le desencadenó la muerte cerebral y su deceso definitivo, horas después. Leé: Se activa un protocolo de investigación en la escuela Leé: El CIMYN explicó las causas de la muerte de Alan