San Juan 8 > Policiales

Apareció muerto el padrastro de la bebé que fue violada y asesinada

El sujeto acusado del aberrante homicidio del pequeño de 2 años fue encontrado ahorcado en su celda de la Jefatura de San Martín, en Buenos Aires. 

El padrastro de la beba asesinada a golpes, torturada y violada en Pilar fue encontrado ahorcado este sábado en una celda de la Alcaídia de la Jefatura Departamental de San Martín, lugar donde estaba detenido desde el jueves acusado de homicidio, informaron fuentes policiales y judiciales.

Se trata de Luis Carlos Alonzo, quien estaba al cuidado de la beba Milagros Melina Benítez, que se encontraba detenido acusado de homicidio.

Te puede interesar...

Fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) indicaron a Télam que Alonzo apareció muerto colgado con uno de los barrotes de su celda.

Según los investigadores allegados al caso precisaron que los penitenciarios a cargo de su cuidado sostuvieron que "ellos pasaron a la medianoche y vieron todo en perfecto estado en su celda" lo que se da que estaba con vida.

Luego tras otra recorrida por la celda a las 1 de la la madrugada "estaba ahorcado colgado con una de sus prendas de vestir" en uno de los barrotes del techo.

El caso es investigado por la fiscal Gabriela López, de la UFI temática de Asuntos Penitenciarios de San Martín, quien ahora tendrá que confirmar si se trató de un suicidio, que con la muerte de Alonzo, la acusación queda extinta (nula la acción penal) lo que significa es que con el acusado muerto la acusación queda anulada.

En tanto, la fiscal de la causa del homicidio de la nena, Carolina Carballido, le solicitará a su colega López que a Alonzo le extraigan muestras de sangre para futuros cotejos de ADN en caso de que alguno de los hisopados realizados sobre el cadáver de Milagros tenga rastros genéticos de su asesino.

Por lo tanto, en la autopsia de Alonzo se extraiga sangre al cadáver para la causa del abuso y homicidio de Milagros.

El acusado Alonzo había sido trasladado el jueves por orden judicial tras su detención por temor a que los vecinos que reclamaban justicia provocaran algún destrozo en la comisaría de Pilar donde estaba alojado.