San Juan 8 > A un click > Microsoft

Microsoft negó el desarrollo para chatear con los muertos

"No está en nuestro planes", dijo un representante de Microsoft tras la divulgación de una patente con detalles de un "chatbot del más allá" con los muertos.

“No tengo constancia de ningún plan para desarrollarlo o lanzarlo”, dijo en un tuit Tim O’Brien, responsable de política y ética en Microsoft, en referencia a un rumoreado proyecto de la compañía consistente en un sistema de inteligencia artificial para “chatear” con los muertos.

Tal como comentamos acá, circuló una documento que Microsoft presentó ante la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos que detalla el funcionamiento de un chatbot que aprende las características de una persona en base a su huella digital (es decir, de su actividad en línea) y emular su forma de comunicarse. Así, sería posible simular una conversación con ese émulo virtual.

Te puede interesar...

En los documentos se menciona además la posibilidad de crear modelos en dos y tres dimensiones, usando fotos y videos de esa persona. La idea trasciende a la comunicación con los muertos ya que, según se lee en la patente, “la persona podría corresponder a una entidad presente o pasada (o una versión de ella) como un amigo, un familiar, un conocido, una celebridad, una figura histórica, un personaje de ficción o una entidad aleatoria”.

Microsoft dice que “es perturbador”

Tal como señalamos en TN Tecno cada vez que repasamos las propuestas de una patente, es importante tener en cuenta que los productos o servicios que se detallan en esos documentos no siempre se convierten en una realidad. Se trata de planes de las compañías involucradas, eso es innegable, aunque la presentación de esos documentos no implica necesariamente el desarrollo de esas ideas.

El caso del “chatbot del más allá” es un ejemplo de ello. El propio O’Brien dijo que el proyecto “es perturbador” y que no tienen intenciones de avanzar con él. En ese orden, subrayó que la patente fue presentada en abril de 2017, cuando Microsoft no aún no realizaba revisiones de ética en las iniciativas de inteligencia artificial, tal como ahora hace.

De acuerdo al hombre de Microsoft “hay importantes cuestiones éticas a considerar, incluidos factores de forma, privacidad, control, innumerables formas en que los malos actores podrían usar esta tecnología”.

“Si alguna vez consigo un trabajo como guionista para Black Mirror, sabré que debo ir al sitio web de la Oficina de Marcas y Patentes para obtener ideas para historias”, escribió en otro tuit. Esa referencia no es casual: en un recordado capítulo de aquella serie se cuenta la historia de una mujer que sufre la pérdida de su novio y se alivia conviviendo con una réplica robótica cuyas respuestas no son espontáneas (como usualmente son las de un ser que respira) sino programadas.

Sin embargo, cabe señalar que el vínculo entre inteligencia artificial y el más allá no se agota en la ciencia ficción. En Robots, el nuevo ouija para hablar con los muertos repasamos una serie de casos ya existentes. Uno de ellos (por cierto no es el único) es el de Luka, una empresa que junto a la firma Replika lanzó un programa que permite interactuar con Roman Mazurenko, quien falleció en 2015. La mujer que creó ese sistema recopiló todos los mensajes de audio y de texto que tenía de aquella persona, su mejor amigo, y los inyectó en un robot bautizando “Romanbot”. Según dice, la máquina incluso imita las formas de pensar de su compañero.