San Juan 8 > A un click > PIES

Los cinco consejos para evitar los pies hinchados

Un día de más de 30 grados. Se estuvo de pie toda la jornada y ya se sabe el final de la historia: pies y tobillos hinchados. Este problema común no es inesperado si se pasa mucho tiempo parado, especialmente durante los meses de verano.

“Se vuelve más común a medida que se envejece porque algunas de las afecciones que lo causan tienden a ocurrir a medida que pasan los años”, asegura la doctora Jennifer Cluett, doctora en Medicina Interna del Hospital Beth Israel Deaconess, afiliado a Harvard.

Te puede interesar...

La hinchazón de la parte inferior de la pierna y los pies suele ser el resultado de una acumulación anormal de líquido. Los médicos lo llaman edema. Debido a que el líquido fluye cuesta abajo y se acumula en las partes más bajas del cuerpo.

El exceso de retención de líquidos puede desencadenarse por muchas cosas, incluyendo el ambiente caluroso, usar demasiada sal, beber alcohol o estar de pie durante un largo período de tiempo.

Es posible que la persona sea más propensa a la hinchazón si es mayor, tiene sobrepeso o una afección que es cada vez más común con la edad, conocida como insuficiencia venosa, en la que las venas de la pierna tienen dificultad para empujar la sangre contra la gravedad, hacia el corazón.

Ciertos medicamentos también pueden causar edema. Los culpables más comunes son los antidepresivos, los esteroides, algunos tipos para la presión arterial y las hormonas, como las que se encuentran en la terapia posmenopáusica o las píldoras anticonceptivas.

“Los medicamentos son una causa común”, subraya la doctora Cluett, profesor asistente de la Facultad de Medicina de Harvard.

“La hinchazón asociada con la medicación generalmente desaparece cuando se suspende el medicamento o se reduce la dosis”, dice ella.

Pero incluso si se sospecha que un medicamento que se está tomando es la raíz del edema, siempre hay que consultar al médico antes de dejar de tomarlo.

La hinchazón a veces se desencadena por un problema médico, como un coágulo de sangre en la pierna, una infección, una lesión o, con menos frecuencia, insuficiencia cardíaca, renal o hepática.

Temas