San Juan 8 > A un click > aceite

Los 10 mejores aceites vegetales para la piel y el cabello

Para los cuidados de belleza, para proteger la piel del sol y del frío, como base de perfumes... Los aceites vegetales han formado parte tradicionalmente de nuestro rituales de belleza y cuidado personal. Nos ayudan a cuidar de la piel y el cabello por fuera, y también por dentro, cuando los ingerimos.

El aceite de oliva es quizá uno de los que tenemos más presentes, pues conocemos bien sus beneficios y lo consumimos a diario. Existen sin embargo muchos otros aceites vegetales que merecen su lugar en nuestra alimentación y en nuestros cuidados cotidianos de belleza. El aceite de jojoba, por ejemplo, refuerza el manto hidrolipídico y regula las pieles grasas. El aceite de rosa mosqueta se demuestra excepcional contribuyendo a regenerar la piel de las cicactrices.

Te puede interesar...

Y es que los aceites vegetales son muy interesantes por sus ácidos grasos esenciales (omega-3 y omega-6) y por su riqueza en vitaminas liposolubles (A, D, E y K).

Se puede disfrutar de los beneficios de los aceites vegetales para la piel añadiendo a la ensalada o la sopa una cucharada sopera de alguno de ellos por persona, justo antes de servir. Son interesantes y equilibrados los aceites de nuez, soja, germen de trigo, pepitas de uva y sésamo.

En uso externo, para el cuidado de la piel y el cutis, estos son algunos de los mejores aceites vegetales que te puedes aplicar. No solo te contamos sus propiedades y cómo utilizarlos. Más adelante encontrarás también algunas fórmulas con aceites esenciales específicas para el cuidado de la piel de la cara, del cuerpo y del cabello.

1. ACEITE VEGETAL DE AGUACATE

El aceite de aguacate es muy rico en vitaminas A, D y E, y sus ácidos grasos se parecen a los del aceite de oliva. Los aztecas y los antiguos habitantes de América central ya lo consumían y usaban con fines cosméticos.

Entre sus propiedades, es un aceite que suaviza la piel, protege, regenera, fortalece y da elasticidad. Por todo ello, es muy recomendable en muchos casos:

  • Resulta muy útil en preparados antiarrugas y para pieles muy secas.
  • Se considera el más adecuado para el contorno de ojos.
  • Se recomienda para el pelo muy seco.
  • Asociado con aceite de oliva ofrece una buena protección solar, aunque se suele mezclar con un aceite base más ligero, como el de almendras dulces.

2. ACEITE VEGETAL DE ALMENDRAS DULCES

Es uno de los aceites vegetales que por sus propiedades más se usa para cuidar la piel. Destaca por su contenido en vitaminas A, D y E, y resulta muy útil para suavizar y calmar picores e irritaciones cutáneas. Estas son sus principales indicaciones:

  • Favorece la curación de dermatosis, quemaduras superficiales e inflamaciones de la piel.
  • Previene la aparición de estrías.
  • Para realizar masajes a bebés y niños, para mujeres embarazadas y para pieles frágiles.

3. ACEITE DE ARGÁN

El argán (Argania spinosa) es un árbol espinoso que crece en el suroeste de Marruecos. Su aceite es usado desde hace siglos por los bereberes del Atlas: en masajes, para combatir enfermedades cardiovasculares, para disminuir el colesterol o por su poder regenerador en quemaduras solares y pequeñas manchas de la dermis.

Es muy rico en vitamina E (antioxidante) y tiene propiedades reafirmantes, suavizantes, nutritivas, protectoras y cicatrizantes. Se recomienda:

  • Para tratar quemaduras y grietas.
  • Para luchar contra el envejecimiento prematuro.
  • Para pieles secas, arrugadas, desvitalizadas y deshidratadas.
  • Para proteger la piel del sol y del frío.
  • Para cuidar el cabello seco o apagado, pues lo fortalece y le devuelve su brillo.
  • Para fortalecer las uñas.

Es un aceite de rápida absorción que no mancha, de olor agradable y que nutre la piel durante días. Por ello se incorpora a un gran número de cosméticos convencionales.

4. ACEITE DE MACADAMIA

La nuez de macadamia es originaria de Australia. Su aceite tiene propiedades muy similares al de almendras dulces y se conserva mejor. Es un aceite muy nutritivo con un efecto protector, calmante y suavizante. Se recomienda especialmente en estos casos

  • Para pieles frágiles.
  • Para estrías y cicatrices (junto con el aceite de rosa mosqueta).
  • Aplicado en masajes, para estimular la microcirculación local. Además es un excelente tónico del sistema linfático.
  • Como una buena base para realizar masajes con aceites esenciales, ya que no deja la piel grasa.

5. ACEITE DE BORRAJA

El aceite de borraja se obtiene de las semillas de la planta. Se trata de un aceite muy rico en ácidos grasos poliinsaturados y en vitaminas A, D, E y K que regula el sistema hormonal, nervioso y estimula las defensas inmunitarias.

Entre sus propiedades e indicaciones para la piel:

  • Tiene un gran poder regenerador.
  • Devuelve elasticidad y tonicidad a la piel.
  • Es particularmente interesante para pieles secas, maduras, desvitalizadas o cansadas.

6. ACEITE DE JOJOBA

Se trata en realidad de una cera vegetal. La jojoba es un arbusto que crece en los desiertos de América del Sur y llegó a ser "el oro de los incas". Por su composición, este aceite es el mejor aliado de las pieles grasas porque ayuda a regular la producción de sebo. Estas son sus propiedades y usos más recomendados:

  • Se puede usar como desmaquillante.
  • Previene la deshidratación de la piel y revitaliza las pieles asfixiadas.
  • Reequilibra el pelo graso.
  • Devuelve vitalidad a los cabellos frágiles, ya que le aporta brillo y suavidad.

7. ACEITE DE NUEZ DE ALBARICOQUE

Es muy rico en vitamina A y el aceite ideal para el verano ya que ayuda a obtener un bronceado bonito y duradero mientras protege de los rayos solares, aunque no sustituye un protector solar en exposiciones prolongadas. Además tiene la ventaja de que no deja la piel grasa.

¿Cuándo se recomienda?

  • Para tonificar, nutrir, suavizar, revitalizar y regenerar, evitando el envejecimiento prematuro.
  • Para pieles jóvenes
  • Para un uso cotidiano.
  • Para dar luminosidad a la piel sin dejarla grasa.

8. ACEITE DE ROSA MOSQUETA DE CHILE

Este excepcional aceite se obtiene del fruto de la Rosa rubiginosa, que crece de forma silvestre en el continente americano, principalmente en Chile. Es muy rico en omega-3 y tiene un gran poder cicatrizante y antiarrugas.

Dadas las propiedades del aceite de rosa mosqueta se recomienda especialmente en estos casos:

  • Para prevenir y tratar arrugas, manchas de vejez, estrías, quemaduras solares, acné, psoriasis, eccema, cuperosis y escaras. Su acción más espectacular es sobre las cicatrices, que trata en profundidad.
  • Para pieles maduras, por sus propiedades rejuvenecedoras.

Hay que poner una especial atención en la calidad del aceite que se compra. Se trata de un aceite muy solicitado y abundan las adulteraciones.

9. ACEITE DE SÉSAMO

El aceite de sésamo es uno de los utilizados en los masajes ayurvédicos. Se obtiene exprimiendo las semillas de las variedades Sesamum indicum. Se trata de un aceite oscuro, rico y nutritivo, con un alto contenido en vitamina E, de efecto antioxidante.

Ingerido, el aceite de sésamo destaca por su acción protectora sobre los sistemas nervioso y cardiovascular, y sobre la función cerebral, por lo que merece la pena incluirlo en la dieta, en ensaladas o sopas por ejemplo.

Estas propiedades del aceite de sésamo lo convierten en un gran aliado del cuidado personal y de belleza:

  • Se usa para aliviar tensiones musculares y problemas articulares.
  • Regenera y suaviza la piel irritada.
  • Actúa a modo de filtro solar protegiendo la piel de los rayos ultravioleta y favoreciendo el bronceado, aunque no sustituye el uso de una crema de protección solar.
  • Tonifica el cabello y las uñas.
  • Según el medico y escritor indio Deepak Chopra, realizar un automasaje cada dia con este aceite activa lo que el lla- ma nuestra "farmacia interna".

10. ACEITE DE COMINO NEGRO

El aceite vegetal de comino negro (Nigella sativa) se extrae de las semillas de una planta muy conocida por los egipcios, cuyo aceite se llamó "el aceite de los faraones" y que fue introducida en Europa por los romanos.

El aceite de comino negro ha despertado mucho interés en la comunidad científica y se siguen investigando sus numerosas propiedades terapéuticas: estimula el sistema inmunitario y se le atribuyen propiedades anticancerígenas y antirreumáticas. También se usa exitosamente para tratar alergias al polen y es útil para personas asmáticas y en otros problemas respiratorios.

En un plano dermatológico se usa para:

  • Tratar eccemas, psoriasis, quemaduras e irritaciones.
  • Combatir la caspa y la caída del cabello.