San Juan 8 > A un click > Disney

La idea de un empleado que le hizo ganar a Disney u$s 6.000 millones al año

Está claro que una idea puede cambiar el rumbo de una empresa. Y no hay mejor ejemplo que el de Andy Mooney, quien implementó un concepto tan innovador mientras era director de la división de productos para el consumidor de Disney que a día de hoy le genera a la empresa ganancias por u$s 6.000 millones al año.

Todo comenzó cuando Mooney, quien había sido tomado recientemente como ejecutivo de la empresa, fue a ver un show de "Disney On Ice", un espectáculo sobre hielo protagonizado por las princesas de Disney. Sucede que parte de su rol en el área de productos era poder ver y familiarizarse con todo lo que hacía la empresa, por lo que era necesario que vaya a este tipo de espectáculos.

Te puede interesar...

Allí fue cuando notó que todas las niñas asistían al evento con diferentes disfraces de princesas, algunos incluso tratando de emular a las llamativas protagonistas del show. "Estaba haciendo mi fila con mamás e hijas, todas vestidas de pies a cabeza con indumentaria de princesas que habían hecho en casa", explicó Mooney en una entrevista para la BBC y luego agregó: "Les pregunté a unas madres: '¿Si Disney fabricara vestidos oficiales, los comprarías?' y todas respondieron que comprarían muchos".

Con esta nueva información, no dudó ni un segundo en buscar cómo implementarla. "Corrí a (las oficinas centrales de Disney en) Burbank (en Los Ángeles) y lanzamos las series de (trajes) Princesa Disney a toda velocidad", relata el ex ejecutivo que actualmente tiene 63 años y trabaja como director de la empresa de guitarras Fender.

UN ÉXITO INSTANTÁNEO

Según explicó Mooney en la entrevista, la idea fue un éxito instantáneo que generó ingresos de u$s 300 millones en 2001 (primer año cuando fue implementado), mientras que a día de hoy debe generar unos u$s 6.000 millones por año.

Se destaca que la empresa no se quedó en la base de la idea (de vender disfraces de princesas), sino que buscó sacarle el mayor rédito posible a quienes quieran comprar productos de la marca. Así fue como establecieron una línea de productos que incluyen libros, loncheras, muñecas, revistas, juegos de computadoras, pijamas y hasta diferentes acuerdos con productores de alimentos en todo el mundo.

La idea era empezar a vender todo lo que las fanáticas de Disney, tanto las más jóvenes como quienes ya son adultas, estuvieran dispuestas a comprar. Además, decidieron que las mismas podían contener imágenes de tanto un personaje en particular como de varias princesas combinadas.