"
San Juan 8 > A un click > éxito

Estas son las 5 herramientas esenciales para el éxito

La palabra éxito tiene su origen en el término latín exitus, que significa salida y se entiende como el resultado final satisfactorio de una circunstancia. La definición de éxito establecida es el resultado feliz de una acción emprendida o de un suceso. De ese modo, el éxito se entiende como el hecho de obtener libremente lo que se desea, lograr un propósito o alcanzar una meta.

Según un estudio realizado por la Universidad de Harvard, una de las más prestigiosas del mundo, el éxito a largo plazo requeriría cinco herramientas que deberíamos tener a mano. Por supuesto, no se habla de martillos o destornilladores, sino de habilidades blandas, cualidades sociales y laborales para saber salir de cualquier situación molesta.

Te puede interesar...

1. Saber planificar

Aquellos a quienes les va mejor en los negocios y en la vida son los que saben cómo priorizar, dice Harvard. Para ello, nada mejor que dividir tu día en varios pasos a ir haciendo poco a poco. También es muy recomendable utilizar listas ‘En orden de prioridad’, para visualizar lo que es urgente y lo que aún puede esperar unas horas o incluso días. Permite tiempo para recuperarse cuando te das cuenta de que no tienes todos los elementos a mano para realizar una tarea en particular.

2. Mantenerse enfocado

Si bien existen muchas distracciones, especialmente a mano –celulares y redes sociales– los mejores hombres y mujeres de negocios son aquellos que saben cómo quedarse enfocados en sus objetivos. Claro que las ideas e influencias externas pueden ser extremadamente beneficiosas para un proyecto, pero al estar disperso, se pierde de vista en qué se está trabajando demasiado rápido.

3. Tener autocontrol

Hay que estar en perfecta armonía con las emociones constantemente para verlas suceder y saber cómo manejarlas cuando llegan las crisis. Porque no se trata de explotar en inmensa ira o lágrimas ante la primera molestia. Meditar a diario puede ser una buena manera de trabajar en esta tercera herramienta.

4. Trabajar en equipo

Las personas inteligentes saben que trabajar bien en equipo es una habilidad esencial. No se puede ser un experto en todo, así que un buen equipo está formado por personas que pueden enseñar algo, ayudar a crecer, tomar ciertas responsabilidades y tomar parte de la carga de trabajo.

La idea es que el trabajo se divida, que se tome en cuenta que dos mentes son mejores que una y que tener a las personas correctas puede ayudar a tener mejores ideas, mejores soluciones y proyectos más exitosos.

5. Ser flexible

Si todo puede cambiar, también puede cambiar la opinión de uno. Las ideas pueden evolucionar. Incluso necesitan cambiar a la luz de nuevos datos que se entregan a lo largo del tiempo. No hay que aferrarse a la primera idea a toda costa. Esta flexibilidad mental permitirá adaptarse a los interlocutores y reaccionar mejor ante posibles reversiones de situaciones.

Lo importante es estar abierto a todo. Nueva información, cambios, cualquier cosa que pueda perturbar su proyecto actual. Para bien o para mal. Tomar conciencia de lo que puede suceder ya es un paso hacia la resiliencia en una crisis. Esto también le permite adaptar mejor su trabajo en consecuencia.