"
San Juan 8 > A un click > estafas

Estafas: sexo con una "escort vip", un falso comisario, entre las mentiras de los presos

A los delincuentes no les hace falta salir a la calle y llevar un arma para delinquir. "Hay que hacer plata y no me queda otra", dijo un delincuente

El ladrón, que chatea desde el WhatsApp de uno de sus cuatro teléfonos celulares, dice que nunca más saldrá a robar con una pistola. Está preso en una cárcel del sur del país. Le dicen “Casi muerto” porque tiene una cicatriz profunda en el cuello, por un cuchillazo que casi lo desangra, un balazo que quedó alojado en el bíceps de su brazo derecho y un facazo en el estómago. Ya no quiere más riesgos. Roba sin salir de su celda.

-Hay que hacer plata y no me queda otra. El problema es que los cuentos se están quemando entonces hay que tratar de inventar uno nuevo -dice el delincuente. Habla como si fuera un guionista de una serie que busca nuevas ideas para que funcione.

La última, la que está en auge pero, como dice el rufián, “está gastada”, puede resumirse de esta manera en diez puntos:

Te puede interesar...

1) Un hombre entra a una web que ofrece servicios de “escort vip”.

2) Ve la galería de fotos, con los nombres, la zona y a veces los precios.

3) Elige una. Chatea con ella. Lo que no sabe es que puede ser un perfil falso. No todos los son.

4) El delincuente, desde prisión, le habla como si fuera, por ejemplo, “Celeste, la mejor de Palermo”, le manda fotos, le dice bebé te quiero ver, y cuando el hombre se convence viene el siguiente paso.

5) Le pide la mitad del servicio, más el viaje en taxi si es que arregló ir a la casa de ese hombre, sea transferido a un CBU.

6) El hombre transfiere. Y cuando la supuesta trabajadora sexual le dice que llegó todo bien, le da una dirección.

7) Y enseguida lo bloquea. El hombre llama a ese teléfono y dice que ese número es inexistente.

8) El hombre vuelve a entrar en la página, y “Celeste” no figura más. Ahí comprende que fue estafado.

9) Al otro día recibe un Whatsapp con la foto de un policía. “Soy el comisario (fulano de tal), a cargo de delitos cibernéticos. Quería citarlo porque usted figura en una investigación porque habló con una menor secuestrada por una red de trata. También puede aparecer, ese día, un fiscal que le advierte de lo mismo.

10) Cualquier de los dos, el “comisario” o el “fiscal” le dice que hay una manera de arreglar. Le piden dinero. Puede ser hasta cincuenta mil pesos. Caso contrario le espera la cárcel o el escrache en Internet con la charla con “la menor”.

“Si no te mandan audio ni ubicación, es un preso. El tema es que muchos no denuncian porque están haciendo algo que es mal visto. Contratar a una mujer por sexo. Yo tengo cuatro líneas, truchas, sin ubicación. Es seguro. Sino ya estaría con más condena, con todo lo que facturé y robé desde acá. Con contenidos truchos de prostitución”, dice el preso que ya no quiere robar a mano armada.

Otra de sus estafas es ir detrás de los pedófilos. “Armo un Facebook o Instagram trucho de una menor. Si me escriben tipos trato de concertar una cita. Y no aparece nadie, obvio. Al otro día me hago pasar por policía y le escribo al tipo diciéndole que buscan a una menor desaparecida. Y le mando las supuestas pruebas que tengo. Y le muestro una orden de allanamiento falsa. Y le digo que él es la última persona con la que habló. Que se lo imputará por pedófilo y secuestrador. Si quiere que cancele todo, le pido 200 mil pesos porque tengo que arreglar al fiscal, al jefe de calle, al juez. La mayoría cae. Pero hace unos meses no la puedo hacer poque la hacen muchos presos. Y los pedófilos están avivados. Hasta a algunos policías les saqué guita”.

El ex negociador estrella del Grupo Halcón, Miguel Sileo -que se hizo famoso no sólo por su prestigio sino por haber intervenido del lado policial contra los ladrones del robo del siglo- cuenta que es una estafa muy común.

“A veces agarran número al voleo. Aunque parezca increíble, una vez me escribieron a mí. Me dijeron que tenían secuestrada a mi mujer. Que debía ir al cajero a buscar dinero. Le seguí la corriente, y al final terminó cayendo. Ni sabía que yo era de los grupos especiales. Pero hay gente que cae. Lo de las falsas prostitutas tiene otra variante, a veces al hombre lo hacen ir al lugar para el encuentro y lo secuestran”, dice Sileo.

Recuerda que en 2004 hubo una norma estipuladas por la Secretaria de Comunicaciones y del Ministerio de Justicia de la Nación. “Todos los llamados provenientes teléfonos públicos penales venían con una grabación previa. Para evitar las estafas o extorsiones. Pero en la época pandemia como no había visitas en las cárceles les permitieron usar celular. Ya pasó la pandemia y deberían sacarse todos esos celulares. Porque todo esto se ha vuelto en un call center tumbero. Tienen acceso a las redes, a teléfonos, a todo”, dice Sileo.

Temas