Violencia de Género
Domingo 30 de Octubre de 2016

¿Un secreto a voces? El padre de Cristina Olivares fue acusado de violencia de género por una adolescente

Federico Antonio Olivares deberá enfrentar dos denuncias penales que le realizó una joven con quien tendría además una hija de un año. La víctima aseguró que mantuvo relaciones sexuales con el hombre desde que tenía 16 años a cambio de que le diera donde vivir. El área de la Mujer de Pocito intervino y asesoró a la chica y a su madre. Mirá el video.

Federico Antonio Olivares es conocido como el padre Cristina Olivares, una joven madre que fue asesina de 166 puñaladas por su ex marido, Miguel Ángel Palma, padre de sus dos hijos; su pareja Rosa Videla y la cuñada de ésta. El femicidio de Cristina conmocionó a toda la provincia y después de varios meses de investigación los tres imputados fueron condenados con la máxima pena prevista en el Código Penal, prisión perpetua.

Antonio Olivares se caracterizó por ser un padre luchador y defensor de los derechos de las mujeres y así recorrió los diferentes medios de comunicación, luego del juicio histórico se dedicó a la política y logró constituir una institución para ayudar a las mujeres víctima de violencia de género.

En este contexto apareció una adolescente, quien según contó habría mantenido relaciones sexuales con el hombre a cambio de que le brindara donde vivir. "Lo conocí cuando tenía 16 años y vivía en el Lote Hogar 26, él pasaba con un camión regador y me ofreció irme a vivir a una casilla en el Médano de Oro a cambio de que fuéramos novios" contó la chica a sanjuan8.com.

"Yo acepté porque donde vivíamos con mi madre era insoportable y queríamos salir de ese lugar" detalló entre lágrimas la adolescente. Aparentemente por lo que contó la joven, la relación se extendió por varios años más hasta que ambos decidieron tener un hijo, cuando la joven quedó embarazada, Olivares la habría corrido de la precaria vivienda y, según contó la chica, la habría amenazado de muerte.

La madre adolescente contó que la primer denuncia la realizó en la Comisaría para la Mujer, el caso se judicializó y la chica obtuvo una restricción perimetral. "Hace un año que me molesta, pasa por la puerta de mi casa y me dice que me va a matar de 300 puñaladas" explica preocupada.

La chica vive junto a su hija de un año y un mes, un hijo de cuatro años y su madre. Los cuatro habitan una precaria vivienda en un callejón del Médano de Oro, Pocito. "Él dice que la finca es suya y quiere que nos vamos, pero no es así, la finca es de una mujer que murió y si nos vamos no tenemos donde ir" explicó la adolescente.

La joven detalló que los vecinos de la zona son quienes le advierten, cada vez que pasa en una Combi blanca, y asegura que todos fueron testigos de los insultos y las amenazas. "Mi hijo de cuatro años presenció las innumerables peleas y siempre me pregunta ¿Es verdad que Olivares te va a matar?" contó la víctima. Ella y su madre duermen con un palo por las dudas de que el hombre intente ingresar por alguna parte del rancho.

Las denuncias se encuentran en el Tercer Juzgado Correccional/Exp: 7305-M y en el Juzgado de Paz de Pocito/Exp 7567-M. El área de la Mujer visitó la vivienda y constató en las condiciones que vive la familia y se comprometieron a brindarle asistencia psicológica. Horacio Merino, abogado de la víctima, reclamó la cuota alimentaria y confirmó las denuncias realizadas y espera las actuaciones de la Justicia.

El caso de A.I venía sonando desde hace un año y al consultar las diferentes fuentes, la mayoría de ellas coincidió en que conocía sobre la presunta relación clandestina de Olivares con una adolescente. La noticia casi no sorprendió.

Mientras la investigación avanza Olivares sigue asistiendo víctimas de violencia de género.

Embed


Comentarios