San Juan 8 > San Juan > monóxido de carbono

Recomendaciones para evitar la intoxicación con monóxido de carbono

Las intoxicaciones por lo general aparecen a partir del descenso de temperatura, propio de la estación invernal.

Los seres humanos y animales constituyen los dos grupos más vulnerables ante la presencia del monóxido de carbono. El titular de Medicina Sanitaria del Ministerio de Salud Pública, . Roque Elizondo, explicó que este gas altamente tóxico y letal “ingresa al organismo a través de los pulmones y desde allí pasa a la sangre ocupando el lugar del oxígeno, reduciendo la capacidad para transportar a éste en sangre y hace que las células no puedan utilizar el oxígeno que les llega, la falta de oxígeno afecta principalmente al cerebro y al corazón”.

Las intoxicaciones por lo general aparecen a partir del descenso de temperatura, propio de la estación invernal, cuando la población hace uso de medios artificiales para calefaccionar las viviendas y muchas veces no se toman los recaudos para evitar estos tipos de accidentes.

Te puede interesar...

La incorrecta combustión de artefactos que contengan carbono: gas, petróleo y sus derivados kerosén, nafta, madera, plásticos, carbón, etc, y en un ambiente con escasa concentración de oxigeno constituye un peligro mortal para las personas y animales. Puesto que el gas se caracteriza por no tener olor tampoco produce irritación ocular lo que favorece que la persona no se percate que lo está inhalando y por ende intoxicándose.

Sin embargo, hay una serie de síntomas como dolor de cabeza, falta de aire, nauseas/ vómitos, decaimiento, sueño que advierte que el paciente puedes estar intoxicado y peligrando su vida, debiendo concurrir al centro de salud más cercano para su atención.

Para prevenir

  • No dejes braseros, estufas ni otros artefactos para calefaccionar encendidos durante la noche.
  • Ventilá siempre los ambientes.
  • Evitá instalar estufas o calefones eléctricos en baños o dormitorios. Es recomendable utilizar artefactos de tiro balanceado.
  • En lo posible, no utilices la cocina para calentar ambientes, pero si lo haces verifica que la llama sea azul.
  • Controlá que los conductos de chimeneas, estufas o rejillas de ventilación no se encuentren obstruidos.
  • No es recomendable pero, si usás braseros, encendé totalmente el carbón o leña y apagalos fuera de la casa.
  • Las reparaciones de los artefactos deben ser realizadas por un gasista matriculado.
FUENTE: Prensa Salud Pública