"

Llegan tiempos de cambio con el arribo de Marcelo Orrego a la gobernación de la provincia. Seguramente serían varios los temas que debería hacerse cargo en los primeros meses de gestión el nuevo mandatario si le preguntáramos a los comprovincianos. Es de suponer que el de mayor atractivo es la construcción de un nuevo oficialismo.

Las razones que explicarían el voto que recibió el gobernador para que se produzca esta alternancia en el poder son producto de algo más que pasionales. ¿Entonces lo que resulta de ello es conocer cuáles son los temas que le importan a los sanjuaninos?

Te puede interesar...

Es importante tenerlo en claro o al menos empezar a respondernos porque se trata del comienzo de un gobierno, con funcionarios en su mayoría con experiencia en la gestión pública, que viene con una agenda con puntos de vista distintos al gobierno anterior. Seguramente habrá algunos temas concordantes, pero lo que está claro es que va a existir una dinámica diferente. Prioridades distintas que conllevan un impacto en la inversión y por ende en lo social.

La sociedad sanjuanina en general viene acostumbrada a un modo de gestión de gobierno en su concepción muy similar durante las últimas dos décadas, con lo cual el engranaje estatal además de acostumbramiento se burocratiza. Este no es un dato menor a la hora de observar cómo se administró la provincia o en imaginar en como lo será a partir de este cambio de signo político y por qué no decirlo de visión que se intentará instalar.

Este nuevo escenario político requerirá de algo de paciencia a la hora de esperar resultados. El marco nacional ha cambiado radicalmente. No es solo una cuestión de nombres sino la coyuntura es totalmente distinta. No es lo mismo gobernar en tiempos de vacas flacas que, todo lo contrario.

El dato nuevo es como el gobierno de Orrego abordará esta realidad de ajuste en las cuentas públicas teniendo en cuenta que el colchón de reservas se redujo significativamente en el último gobierno de Uñac, sobre todo sabiendo que las demandas sociales irán en aumento.

En el frente externo también es un desafío importante para Orrego. Su espacio político nacional ha cambiado sustancialmente. Las divisiones en Juntos por el Cambio son por demás evidentes y las consecuencias por ahora impredecibles. Le consumirán energía y preocupaciones con respecto a la debilitada presencia en el ámbito legislativo nacional. Su activa presencia en los encuentros con el resto de los gobernadores de JxC intenta equilibrar las consecuencias del resultado de las elecciones generales. La ventaja de enfrentar un escenario legislativo fragmentado es un océano donde se puede pescar y obtener ventajas.

Desde esta humilde crónica nos atrevemos a señalar que quizás el primer desafío financiero de Orrego será ver como equilibra las cuentas con relación a la medida que tomo Massa en su momento con respecto a la cuota que recibía la provincia con el Impuesto a las Ganancias. Los sueldos y aguinaldos el estar garantizados por el gobierno saliente le dan respiro hasta fin de año lo que resta de aquí en adelante serán las habilidades para futuras negociaciones con una gestión presidencial que marcarán el resto de su administración.

La gran preocupación del gobernador se asienta a partir del anuncio del presidente Milei de ajustar el déficit de las cuentas nacionales y el impacto en la construcción de la obra pública. No hay que ser muy ducho que esto implicará recortar el futuro presupuesto provincial y desde luego los gastos políticos.

Orrego deberá cuidar celosamente su gestión y su supervivencia para seguir siendo opción dentro de cuatro años. Ha prometido acompañar el nuevo proceso político sin que lo rocen, por tal motivo acompañó al resto de los gobernadores de su espacio en el reclamo que la Ministra de Seguridad dejara la presidencia del PRO para mantener la unidad de Juntos por el Cambio, al menos por ahora. Y fundamentalmente el de preservar un bloque sólido ante la discusión que se vendrá con respecto a la Coparticipación Federal.

En el ámbito provincial el objetivo será ensanchar su base de sustentación una misión prioritaria con vistas al 2025. ¡Por lo pronto bienvenido gobernador Orrego!