San Juan 8 > San Juan > Escuelas

Hay 150 escuelas con kioscos listos para abrir: éste es el protocolo

Con medio alternativos de pago, contenido envasado, cartelería informativa, algunas de las características del protocolo de kioscos y fotocopiadoras.

Aunque no estuvieron incluidos en los planes de la Provincia en agosto, cuando se retomaron las clases presenciales en los departamentos de la periferia, en marzo vuelven los kioscos y fotocopiadoras a las escuelas entre públicas y privadas de San Juan.

Te puede interesar...

Con un protocolo específico, realizado por los propietarios de Kioscos, Fotocopiadoras y Buffets de Escuelas y Colegios de San Juan, que remarca la importancia del distanciamiento entre alumnos, cartelería informativa, uso de tapaboca, mercadería envasada y la novedad: información sobre medios alternativos de pago, para que los chicos no tengan necesidad de manipular dinero.

Son aproximadamente 150 escuelas, con al menos un kiosco cada institución, las que están en condiciones para reiniciar el negocio, aunque aún falta el "ok" del comité de aprobación de protocolos.

En las líneas específicas que pretenden concretar, la cláusula que se comprometieron a poner en práctica destaca: señalización en el piso (que destaque el distanciamiento de 1,5 metros por alumno); cartelería informativa (que inste a la utilización del tapabocas, el distanciamiento social, etc); información sobre medios de pago (una alternativa novedosa para que los alumnos no necesiten intercambiar dinero en efectivo).

Es imprescindible que los comerciantes conserven la limpieza y la sanitización del lugar. Es por eso que la colocación de alfombra sanitizante está prevista dentro del protocolo. El alcohol en gel y diluido (al 70/30) es parte de las obligaciones con las que deberá contar el negocio para que el alumno y/o docente, se coloque antes de su ingreso.

En el caso de los docentes y alumnos que formen parte del grupo de riesgo, que se hagan presentes en el edificio escolar, tendrán prioridad de atención; esta medida deberá ser informada mediante cartelería.

En cuanto a la infraestructura, en el caso de tener ventanillas de vidrio o acrílico que separen a los alumnos de las personas que atiendan el kiosco, deberán sanitizar cada 15 minutos. El vendedor debe usar tapabocas y/o mascarilla facial.

La mercadería que podrán vender debe ser envasada con fecha de elaboración y vencimiento, no pudiendo vender fiambres o panificación realizada en el lugar. Este último punto, deberá tener extremos cuidados bromatológicos, en el caso de ser adquirida por proveedores. Estará prohibida la venta de gomitas o artículos sueltos.

En el caso de las fotocopiadoras se atenderá por alumno. Si un solo estudiante tiene la necesidad de realizar más de 30 copias, deberá dejar el material y retirarse, volviendo en el momento estipulado por el vendedor.

Este protocolo está constituido para dar inicio al ciclo lectivo 2021 en marzo; a la espera de su autorización.

Pérdida superiores a los $300 mil pesos

Las pérdidas que sufrieron los propietarios de kioscos el año pasado fueron muy significativa. Algunos decidieron vender la mercadería adquirida sobre marzo de 2020, otros la regalaron y otros simplemente la perdieron. Según estimaron el año anterior, las pérdidas económicas alcanzaron los $385.000.

Con poco empuje para reiniciar sus actividades, la idea es solicitarle al Estado un apoyo financiero con la intención de reabrir, tras el golpe que la pandemia del COVID-19 les pegó.