San Juan
Jueves 13 de Septiembre de 2018

Fiscal pidió investigar a 3 personas por querer frenar un aborto no punible

Son dos médicos y una abogada. Los acusa de ejecutar una serie de maniobras ilegales para parar la práctica médica a la menor con discapacidad que fue violada.

La abogada Paola Miers y los médicos Federico Bazán y Federico Antequeda quedaron más complicados. La fiscal Silvina Gerarduzzi le pidió este jueves al juez correccional Matías Parrón que los investigue penalmente por haber cometido presuntos delitos para intentar frenar el aborto no punible que el mes pasado se le realizó a una menor con retraso madurativo que había sido violada. La agente del Ministerio Público los acusa de irrumpir en la habitación que la nena ocupó durante su internación en el Hospital Rawson, hacerle un estudio sin autorización y violar su derecho a la confidencialidad.

Miers y Bazán son esposos y junto a Antequeda pertenecen al grupo de profesionales que se define como Provida. Los tres habrían integrado el grupo que intentó por distintos medios parar el aborto no punible que se le iba a realizar a la menor de edad a pedido de su madre, quien se basó en una de las excepciones que establece el Código Penal para este tipo de prácticas. Esa ley establece en uno de sus artículos que se podrá interrumpir el embarazo si es fruto de una violación o si la mujer es discapacitada, como pasó con la nena que tiene una edad cronológica de 14 años y una madurativa de apenas 5.

El aborto no punible se hizo el domingo 26 de agosto en el Hospital Rawson, que de esta forma cumplió con el derecho de la menor. Indignados, Miers y Bazán denunciaron en la Justicia Penal a las autoridades del nosocomio, al entender que en el procedimiento se cometieron irregularidades.

La denuncia fue rechaza en el fuero de Instrucción por no existir delito y por pedido del fiscal Daniel Galvani, las actuaciones fueron giradas al juzgado de Parrón para que investigue a los denunciantes. Esto, porque de las pruebas que aportaron surge que asumieron una actitud intransigente y que son ellos mismos los que podrían haber cometido actos ilegales.

En ese marco, Gerarduzzi hizo el requerimiento de instrucción, lo que significa que le solicitó al juez Parrón que los investigue por cometer presuntos delitos. Según la fiscal, Miers, Bazán y Antequeda se metieron sin estar habilitados al servicio médico donde estaba la nena con la intención de convencerla a ella y su madre que tuviera el bebé y que lo entregara en adopción.

Gerarduzzi se toma de un video que tanto Miers como Bazán presentaron como prueba en la denuncia que formularon. Fuentes judiciales aseguraron que en las imágenes queda en evidencia que ingresaron a un área sin autorización (la nena estaba en el Servicio de Pediatría), que le hicieron una ecografía sin estar facultados y sin el consentimiento de la familia y que en la filmación realizaron un paneo en el que se ve a la menor de edad y a su progenitora, exponiéndolas y violando el derecho de confidencialidad que la ley les da en estos casos.

Las fuentes contaron que Gerarduzzi pidió también una serie de medidas previas, como las imágenes de las cámaras de seguridad que están en los pasillos del sector de Pediatría y todo elemento que acredite el accionar de los investigados. Después de eso, explicaron, es muy posible que los tres profesionales sean llamados a indagatoria como imputados.

Comentarios