"

Este lunes, San Juan fue parte del paro docente convocado a nivel nacional, donde en la provincia se sumaron los tres gremios que representan a los maestros; UDAP, UDA y AMET. Según los datos aportados por los dos primeros, el acatamiento a la medida de fuerza en la provincia rondó el 75%.

En este sentido, la secretaria general de UDAP, Patricia Quiroga, afirmó que la adhesión a la medida de fuerza fue cercana al 70%, entre los turnos mañana, tarde y vespertino. "Los docentes están viendo recortes en sus salarios. El pago del Fondo de Incentivo Docente (FONID) y Conectividad, por parte de la provincia, no está garantizado para todo el año", expresó.

Por su parte, la secretaria general de UDA, Karina Navarro, sostuvo en diálogo con sanjuan8.com que el acatamiento teniendo en cuenta los tres turnos fue cercano al 80%. "Para ser la primera medida de este tipo en la provincia, el balance es positivo. Los docentes están muy preocupados ante la realidad económica del país", afirmó.

Te puede interesar...

Cabe destacar que la negociación paritaria en la provincia se encuentra abierta y se reanudará el próximo viernes. En el medio, el Gobierno concretó el aumento del 15% al valor índice en febrero, el pago de un bono de $50.000 de forma no remunerativa y se hizo cargo del pago del FONID y Conectividad. Para marzo, la propuesta fue la misma, sin embargo no recibió el visto bueno de los gremialistas.

Segundo día de clases y otro paro, el de colectivos

El desarrollo del ciclo lectivo en la provincia se ve alterado por dos medidas de fuerza diferentes, pero con el mismo fin; una mejora salarial. Al paro de este lunes convocado por el sector docente se sumará este martes el accionar de los colectiveros, quienes no prestarán su servicio durante todo el día.

Este reclamo repercutirá sensiblemente no solo en la asistencia de los menores a los establecimientos educativos, sino también en los docentes, resaltó la secretaria general de UDA. Karina Navarro explicó que en las escuelas deben considerar la situación de aquellos maestros que vivan a más de 5 kilómetros de distancia de la escuela y no cuenten con otro medio para llegar a sus lugares de trabajo.