San Juan 8 > San Juan > Boric

Boric se sinceró sobre Agua Negra: "Así como está diseñado, tengo dudas"

El presidente chileno habló en un medio de su país sobre los diálogos que tuvo con Alberto Fernández y Uñac sobre el túnel y lanzó contundentes apreciaciones.

El presidente chileno, Gabriel Boric, hizo referencia en un medio de su país a la construcción del Túnel de Agua Negra y el apoyo que les prometió tanto al mandatario argentino, Alberto Fernández como al gobernador Sergio Uñac, frente a la posibilidad de retomar el proyecto.

Boric señaló que "tengo la mejor intención para aquello, son proyectos grandes que generan mucho empleo y mucho movimiento", dijo. Asimismo, afirmó que en su visita a Argentina, el presidente argentino se había mostrado favorable a retomar las negociaciones y concretar su construcción. "Lo conversamos con Alberto Fernández y él me mencionó explícitamente el proyecto de Agua Negra", comentó Boric.

Te puede interesar...

En Coquimbo, señaló que no sólo sostuvo conversaciones con Fernández, sino también con el gobernador Sergio Uñac. "Los argentinos están muy interesados en el paso de Agua Negra", enfatizó el presidente chileno y agregó que "teníamos un crédito del BID que Chile rehusó usarlo y la razón que me entregan es que es muy caro, pues estamos hablando de varios miles de millones de dólares y que además podría generar un daño ambiental en el Valle del Elqui importante".

"Entonces, lo conversé con Alberto y le dije: como está diseñado, tenemos dudas", pues Boric, mostró preocupación por el impacto de la obra no sólo en la calidad de vida de las comunidades del valle, sino también por cómo podría finalmente afectar el desarrollo regional.

El mandatario trasandino hizo referencia a la decisión que el expresidente Sebastián Piñera tomó el año 2019 para no continuar con el proyecto, pese a la intención del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de contribuir en el financiamiento del túnel, avaluado en cerca de $1.600 millones de dólares inversión necesaria para llevar a cabo el proyecto. La entidad crediticia ya había desembolsado en un inicio $40 millones de dólares para el estudio de impacto medioambiental.

Por su parte, Fernández se mostró abierto a la discusión, según Boric, y le indicó que «lo entiendo, estamos dispuestos a correrlo 15 kilómetros, 30 kilómetros, pero generemos la integración entre San Juan y Coquimbo».

Frente a ello, Boric manifestó sus intenciones frente a la obra que pretende mejorar la conectividad entre Argentina y Chile, generando una ruta paralela al paso Los Libertadores. Además, el proyecto impulsará el transporte de pasajeros, el intercambio comercial y el desarrollo turístico dentro de la región latinoamericana.

Ya que el proyecto es considerado como una de las obras más importantes en América Latina, pues configurará el Corredor Bioceánico Central (CBC) que integra los países que cruzan el paralelo 30° desde Porto Alegre, Brasil, hasta Coquimbo, Chile; uniendo con ello el Océano Atlántico con el Pacífico. A la vez que genera cerca de 5.000 nuevos empleos.

Sin embargo, tras la decisión de Piñera de rehusarse a utilizar el financiamiento del BID, Boric puntualizó que "vamos a buscar alternativas, lo conversamos mucho con Alberto y estamos trabajando en eso", y manifestó su intención a "eventualmente retomar el crédito del BID porque esta es una inversión de largo plazo. Estamos hablando de más de un punto del PIB".

Cabe destacar que, de concretarse la intención de Boric, el crédito del BID se diferenciaría de los entregados los años anteriores, puesto que tenían su enfoque en dar respuesta a los problemas económicos suscitados a raíz de la pandemia. Como es el caso de un préstamo doble que el BID entregó a Chile el año 2020 ($300 mil millones dólares) y el 2021 ($500 mil millones dólares), ambos como apoyo a reformas políticas y medidas estructurales para mejorar la equidad social y la sostenibilidad fiscal producto del coronavirus, según consignó el Diario Financiero.

Algo similar pasó durante los años 2015 y 2016 cuando el Gobierno de Chile suscribió préstamos por $100 millones dólares para avanzar en una agenda de probidad y transparencia. De esta forma y, a diferencia de años anteriores, Chile destinaría los fondos a construcción de obras públicas.