San Juan 8 > San Juan > hombre

Abusó a su sobrino durante 11 años y fue condenado a 18 de prisión

Los abusos comenzaron cuando la víctima tenía 5 años y se extendieron hasta los 16. El tío acusado era alcohólico y ya se encuentra en el Penal de Chimbas.

11 años de abuso le valieron la pena de 18 años de prisión efectiva a un hombre que ultrajó a su sobrino. Un caso que llegó a recibir una condena por parte de la Sala I, de la Cámara Penal, pero que desnudó la triste y desgarradora historia de un adolescente que vivió un infierno desde que tenía 5 años.

sanjuan8.com habló con la fiscal del caso, Marcela Torres, quien explicó que la víctima comenzó a ser abusada cuando apenas tenía cinco años. “Este hombre vivía en una habitación aparte de la casa y le decía que las cosas que le hacía eran normales entre hombres”.

Te puede interesar...

El abusador, de oficio cuidacoche, aprovechaba la inocencia del niño para obligarlo a realizar obscenidades. Los abusos, de acuerdo a fuentes judiciales se extendieron hasta los 16 años y fue justamente el 31 de marzo del 2019 cuando el chico fue encerrado en una habitación para ser nuevamente abusado y los gritos alertaron a su madre que lo ayudó a escapar.

Antes de eso, el cuidacoche lo agarró del cuello y le clavó una punta en la zona del brazo. El chico estuvo esperando que el sujeto se distraiga y fue así que logró escapar de la vivienda un día después y llegó hasta la seccional más cercana.

Una vez en la comisaría contó los aberrantes abusos a los que era sometido y dieron aviso a su madre que luego lo acompañó al centro ANIVI donde pudo completar la denuncia que llevó a su tío a ser trasladado al Servicio Penitenciario de Chimbas.

La mamá y la abuela, quien convivía junto a la víctima en una casa aparte, explicaron que jamás sospecharon del hombre que solía tener episodios de violencia. De todos modos, la mamá contó que en una ocasión cuando tenía 5 años la llamaron del jardín para decirle que el nene a pesar de que había comenzado bien, se aislaba del resto del aula. Otro aspecto que también llamó la atención, fue justamente que entre los 7 y 8 años comenzó a no controlar los esfínteres. Pero, no lograron identificar el problema.

Hoy, a casi dos años de aquella denuncia el acusado fue condenado por el juez Martín Heredia Zaldo -por abusos gravemente ultrajantes- a 18 años de prisión en consonancia con el pedido de la fiscal Torres.