San Juan 8 > Riego

Riego por capilaridad: el sistema del Parque de la Biodiversidad

La implementación del sistema de riego por capilaridad permite ahorrar agua y reutilizar materiales que iban a ser desechados. Para su creación fueron usados envases plásticos, mangueras y cordones.

Con la finalidad de contribuir con el ambiente, a través de la reutilización de materiales y ahorro de agua, en el Parque de la Biodiversidad, dependiente de la Secretaría de Estado de Ambiente y Desarrollo Sustentable, comenzó a implementar un ingenioso sistema de riego.

Este sistema es denominado riego por capilaridad, esta es una propiedad física que permite el ascenso de líquidos en canales o tubos muy delgados. En este caso, fueron utilizados cordones sintéticos introducidos en delgadas mangueras, con un extremo colocado en el interior de un envase cerrado con agua, y el otro extremo en contacto con la planta permitiendo que la misma se filtre lenta y directamente hacia las raíces del forestal, sin que se registre una pérdida de agua que normalmente se producen con los métodos de riego estándar.

De esta manera existe un suministro constante de agua hacia las plantas durante un periodo de tiempo determinado. Este sistema por capilaridad fue realizado con envases plásticos, en este caso bidones de 10 litros, para permitir el riego de árboles nativos que fueron recientemente forestados en el predio. Llevar agua hasta la zona de esa forestación implicaría elevados costos de obra, sin embargo, este sencillo sistema permite el ahorro de agua otorgando a las plantas la cantidad necesaria para mantenerse correctamente hidratadas, hasta que puedan desarrollar sus raíces.

En un riego normal, por manto, se emplea un mínimo 10 litros diarios de agua por cada árbol; con el sistema por capilaridad, la misma cantidad de agua permite el riego de dos forestales durante 14 días (un envase de 10 litros por cada 2 árboles).

En una primera etapa, se realizó la forestación con 24 árboles nativos, entre ellos yuscas y garabatos, con la finalidad además de crear un cerco vivo.

Cabe destacar que es un sistema de riego que se puede emplear fácilmente en todo tipo de jardín y requiere un mantenimiento mínimo.

Fabricación paso a paso

Materiales a utilizar: envase plástico, manguera de 3 mm y cordón de 2 mm.

Cortar las mangueras, cuya longitud sea la suficiente como para conectar el envase con la planta.

Cortar el cordón con mayor longitud que las mangueras, y luego introducirlo en ellas, de tal modo que este la atraviese por completo.

Perforar la tapa del envase, con el mismo diámetro de la manguera utilizada.

Introducir la manguera con su respectivo cordón.

Llenar el envase plástico con agua, introducir la manguera y cerrar la tapa.

Por último, colocar el envase cerca de las plantas que se desea regar, succionando el extremo de la manguera, hasta que empiece a gotear. para regular la secuencia del goteo, se pueden realizar nudos sobre el cordón.

Temas