Caso Turcumán
Miércoles 01 de Agosto de 2018

El hombre que habló para devastar a Moya: "Me atacó con un cuchillo, pero nunca me tomaron la denuncia"

Julio Olmedo es la expareja de Claudia Moya, padre de la hija mayor de la imputada, este jueves testificó ante el Tribunal para dejar constancia de que "esa mujer es una mala persona". Él la dejó embarazada cuando ella tenía 14 años, siendo mayor de edad.

/// Por María Eugenia Vega


"Me atacó con un cuchillo y me cortó los dos brazos, mientras su madre miraba. Yo no me defendí. Fui a la comisaría 3era a realizar la denuncia, pero no me la tomaron y los policías se burlaron de mí", el testimonio de Julio Olmedo, por momentos pareció ser del mismo Alfredo Turcumán. Este testigo, que declaró ante el Tribunal de la sala III, se presentó como una víctima de los maltratos de Claudia Moya, en la época que estuvieron en pareja, que fue hace unos 9 años, la edad que tiene su hija mayor. Olmedo aseguró ante los magistrados que Turcumán le dijo que Moya había amenazado con "matar al bebé si lo dejaba".



El testimonio de Julio Olmedo sirvió para remarcar lo que ya se había declarado sobre la violencia y los maltratos entre Alfredo y Claudia, sólo que su palabra se centró en dejar bien en claro la mala persona que él considera a la madre de su hija. "Todo lo que me hizo fue por celos", aseguró. El hombre contó que Moya, en un momento de ira en medio de una pelea doméstica, agarró un cuchillo y le provocó cortes en los brazos; pero su relato no parecía del todo coherente cuando le preguntaban si se defendió de ese ataque y si fue al hospital a verse las heridas. "No tenía sentido", respondió. También sostuvo que Moya le rompió un espumador en el brazo. "Me pegó dos veces. Le dije a su madre que la parara porque la iba a matar. Lo dije así por la bronca que tenía", aclara y continúa su relato despotricando contra su expareja. "No fui a la policía porque nadie me escuchaba. Ella por todo me denunciaba, pero a mí nadie me tomaba la denuncia. Mi abogado no me escuchaba, nunca nadie hizo nada", remarcó.



Sobre un encuentro que tuvo en la vereda con Turcumán, luego de una pelea que había mantenido él con Moya, Olmedo aseguró que Alfredo le dijo que "no se iba de su casa porque Claudia estaba embarazada" y que "ella había amenazado con matar a su hijo si él la dejaba". El hombre dijo vio a la víctima con el ojo "rojo", "como golpeado", pero que a ella nunca le vio marcas. En contra posición, la otra expareja de Claudia había dicho lo contrario.



Leé: El psiquiatra que atendió a Alfredo dijo que era impulsivo y depresivo


Olmedo comenzó una relación con Moya cuando ella era menor y él mayor. Desde ese momento, asegura, que le vio algo "extraño" en su personalidad, como violento, pero que creyó que era todo por la edad. "Yo creía que tenía 18 años, ella me dijo eso. Pero en su cumpleaños me enteré que tenía 14, porque me lo dijo la madre. Después quedó embarazada. Ella era mala persona, tendría que haber escuchado a mis amigos cuando me lo dijeron", relató. Sobre su relación con su hija, sostuvo siempre que fue un padre presente, que si no vio a la niña por algún tiempo fue porque su madre (Claudia) se lo impedía. "Me dieron visitas, pero no se cumplían, porque ella no me dejaba acercarme", lanzó. Sobre este punto, la madre de Claudia Moya, Mónica Aragón, hizo hincapié, remarcando lo falsa de su declaración como padre ejemplar. "Es un caradura", dijo a este medio, al terminar la jornada de miércoles en el Palacio de Tribunales. Lo que sucede es que con Olmedo nunca tuvieron buen trato. Ellos sostienen que al tiempo de que Claudia tuvo a la beba (teniendo 15 años recién cumplidos) el hombre la dejó y se fue. Que no le pasó la cuota alimentaria y que no tenía intenciones de ver a la niña.



El caso es que ahora Olmedo contraatacó en un intento desesperado por dejar en claro que él es un buen padre, que intentó sacar a su hija "de ese ambiente". "Mi hija no quería vivir con ellos por los gritos y las peleas que tenían", marcó. En tanto, brindó un dato que es crucial para la defensa. Lo que le contó su hija que vio la noche que Turcumán quedó malherido.


Lo que le contó su hija coincide con el testimonio de Moya


La hija mayor de Claudia y Julio estuvo presente la noche que Turcumán quedó gravemente herido. Este hombre había llegado poco antes de las 23 para dejar a su hija con su madre y vio cuando la pareja se bajaba del auto. "Estaban discutiendo. No escuché la discusión, pero me lo imagino por los gestos que uno a veces hace con las manos. Ella abrió la puerta y sacó la campera. Después le entregué a mi hija", comenzó su relato. Luego, Olmedo contó que, días más tarde del episodio fatal, pudo hablar con la niña y que le contó que Claudia y Alfredo estaban discutiendo en la cocina. Que Claudia le dijo a su hija que la iba a acompañar a acostarse. Que se fue para la habitación con ellas y que atrás entró Alfredo, pidiendo "por favor". Que primero se sentó en la cama, a un costado, y luego se desvaneció y cayó al piso". Entonces, fue ahí cuando Moya le pide a su hija que salga a pedir ayuda. Este relato coincide con la declaración que Claudia realizó en primer día de juicio. Esto también tiene entidad comparado con los audios que se develaron de la llamada de Turcumán al 911.


Leé: la mala maniobra de la querella y el testigo que aseguró que "no había sangre en la pared"

Comentarios