Joven mutilada
Martes 19 de Junio de 2018

El crimen de la joven desmembrada, un caso de género con dos posibilidades: vínculo o trata de personas

Para la Criminología, el asesino es un hombre. Sádico, narcisista con personalidad desafiante, que mostró lo que hizo dejando el cuerpo al descubierto, desollando a su víctima para que no la reconozcan. Las dos posibles causas de esta muerte atroz.

/// Por María Eugenia Vega

El cuerpo de la joven que apareció desmembrada, sin brazos, sin un ojo y con parte de su cuerpo desollado habló en la autopsia forense. Si bien, el asesino calculó previamente cómo deshacerse del cuerpo, con la intención de que no lo identifiquen, hay partes del cadáver que pueden develar la identidad de la víctima. Precisamente, en las últimas horas se habló entre pasillos, que ya saben quién es la joven, pero que no dirán una sola palabra hasta tener al responsable rodeado. Si esto es verdad, la hipótesis del femicidio toma más fuerza. De lo contrario, podría tratarse de una joven que no sea de la provincia y que haya sido abandonada en ese baldío "semirural", luego de ser sometida en su condición. Es decir, que puede que se trate de un asesino por Trata de Personas o algún otro delito relacionado con prostitución o drogas. No es alocada esta apreciación, ya que conformó la lista de probabilidades que escribió en un papel ayer la Policía. Por eso intentaban determinar si la joven perteneció al ámbito de la prostitución.




Ante este panorama y frente a un cúmulo de preguntas sin responder, sanjuan8.com consultó al experto en criminalística Raúl Torres, conductor del legendario programa "Forenses, cuerpos que hablan", quien analizó el crimen de la joven encontrada en El Mogote. "Claramente, es un crimen de género", asumió. Este criminólogo participó de investigaciones de gran repercusión nacional, tales como los casos de Candela, Araceli, Ángeles Rawson, entre otros. Por la vasta experiencia que lo caracteriza, se animó a declarar que "es muy probable de que se trate de un crimen con características pasionales. Pero también cabe la posibilidad de que sea un hecho de Trata de Personas", lanzó. "Si es así, a lo mejor la chica no es de la provincia y por eso nadie la reclama en San Juan. La víctima debió tener una condición social vulnerable". El criminólogo aseguró que trabajó en más de un centenar de casos de chicas aparecidas en esas condiciones, desolladas y desmembradas. "No todas se vinculan a la Trata; en este caso me animaría a asegurar que es un crimen de género por las puñaladas en el tórax", aseguró.




Desde un primer momento se dijo que la desfiguración (desollamiento) de rostro y la amputación de sus brazos obedecen a una contramedida forense para que la joven no sea identificada. Esta apreciación fue confirmada por el especialista, quien agregó que "deberían consultar las fichas plantares de los recién nacidos de todo el país" para determinar su identidad. "Es posible que tuviera tatuajes y por eso la cortó a la altura de los hombros; por lo general lo hacen en las muñecas porque lo que les interesa son las huellas digitales". Asimismo dijo que "si tiene un tatuaje en la pierna, hay que publicarlo para que la reconozcan con más celeridad". Otro de los puntos que marcó es que la noticia tiene que tener intereses en Mendoza, San Luis y La Rioja, las provincias limítrofes, porque si bien, la chica no es buscada en esta ciudad, podría pertenecer a las zonas fronterizas.



Otro de los aportes que sumó para efectivizar la investigación es retratar los rasgos de la joven con las características que tengan, como resultado de la autopsia. Eso se tiene que convertir en un oficio para enviarle a los diarios más importantes del país, si es que siguen sin identificarla en San Juan. Por el momento, se sabe que la joven es de contextura robusta, que tenía cabello rubio teñido, que poseía un tatuaje en la zona de la pantorrilla y que medía alrededor de 1,50 metros. "Antes de que se eche a perder el cadáver hay que identificar las impresiones plantarias", señaló.



Con respecto a la atrocidad de desollar el cuerpo y desmembrarlo, Torres aseguró que "el criminal hace ese tipo de maniobras para asegurar su impunidad". Puede ser un psicópata perverso con rasgos narcisistas o una persona especuladora y calculadora que sabe que haciendo esto puede zafar de una prisión perpetua. "Sí creo que se trata de un hombre. Este hecho no fue cometido por una mujer bajo ningún punto de vista. Lo que procura es desfigurar la identidad de la víctima".


Comentarios